Hielo nueve

En el post pasado hablaba sobre la tecnología PLC dónde potencialmente el cableado eléctrico distribuye la señal de internet volviendo a cada contacto ó enchufe en un posible puerto de conexión a internet.

El cabledo eléctrico nacional (y en todo caso mundial) se encuentra interconectado entre sí de modo infinito, de ahí que a la red eléctrica nacional se le designe comunmente como un bus infinito.

He ahí un punto interesante, ¿pueden imaginar que cada contacto eléctrico sea un puerto de conexión a internet y que la red eléctrica transporte señal de internet? ¡genial!, pero entonces todo estaría interconectado entre si, con los pros y contras que eso conlleva.

Hace unos diez años leí un libro llamado Cat’s Cradle de Kurt Vonnegut, en dicha obra se hace mención de una partícula llamada Hielo 9 (ice-nine), una especie de partícula de hielo que en lugar de solidificarse a los 0 °C lo hace a los 45 °C, lo que hace que cuerpos enteros de agua se solidifiquen con el sólo contacto de ésta partícula Hielo 9. Al final de la novela: el Hielo 9 entra en contacto con una masa de agua pequeña, pero como toda el agua del mundo está interconectada (laguna – rio – oceano) se termina solidificando toda el agua del mundo con las consecuencias fatales que todos podemos imaginar.

En la película llamada The Recruit (un thriller de espías e informática con Al Pacino y Colin Farrell) la Agencia Central de Investigaciones de Estados Unidos crea un virus informático llamado Ice-nine (ó Hielo 9) que es capaz de distribuirse por toda la red eléctrica del país, volviéndose potencialmente peligrosa, el virus de virus en otras palabras: sin firewalls, sin antivirus … sin protección. Interesante analogía que nos pone a pensar sobre la tecnología PLC.

¿Podría la realidad superar a la ficción? 

Anuncios