Ahora resulta …

… que los patos les disparan a las escopetas, dirían por ahí.

Sucede que desde hace unos meses el ciclista español Alberto Contador (ganador del Tour de France, el Giro de Italia y la Vuelta a España) dió positivo en un control anti-doping (mal recurrente en el ciclismo profesional y no tan profesional) por clembuterol, sustancia prohibida por el organismo rector del ciclismo internacional.

Contador alega en su defensa que no hizo nada más que comer un trozo de carne mal cocinada ó mal preparada ó mal vaya a saber usted qué. Incluso ya se ha pasado a traer hasta a los ganaderos de la región donde se comercializó la carne, porque la revista española Marca fue a buscar el lugar para también limpiar el nombre de Contador y publicaron el nombre del local y hasta su ubicación.

Ahora sale el ciclista español con una actitud un tanto insolente a decir: “si me sancionan (las autoridades competentes), no garantizo mi continuidad”. Vaya, vaya, vaya …no creo que sea la actitud a tomar.

Por otra parte, puede ser cierta la teoría de Contador, pero después de tantos casos de dopaje en la historia uno ya no se cree todo lo que escucha por ahí. Finalmente si fue la carne la culpable, ¿qué acaso su equipo no es una institución profesional que debería tomar en cuenta hasta la alimentación de sus ciclistas? ¿el mismo Contador no toma previsiones sobre lo que ingiere en plena competición?

El hecho es, Alberto Contador ha dado positivo y no quederá otro camino más que el de la sanción.

Alberto Contador por Kristof Ramon

Anuncios