Dispuestos a pagar

Tanto se habla de la piratería en el mundo entero que resulta hasta redundante tocar el tema en un simple blog como el mío. Pero me ha llegado un pensamiento a mi mente que me gustaría compartir.

Veo en TV un comercial dónde sale Alex Lora (el del Tri) y otro fulano diciendo “Si yo fuera taquero me pagarías…”, por supuesto, pero también cito otra frase mundana del internet: “Si no puedes comprarlo, entonces descárgalo”.

Mac App Store

Recientemente Apple, Inc. ha lanzado una tienda de aplicaciones para su plataforma Mac OS X Snow Leopard (en adelante) muy al estilo de la App Store para dispositivos corriendo iOS (iPod Touch, iPhone y iPad), dónde cualquier persona con una tarjeta de crédito, débito o de prepago iTunes puede comprar/descargar programas informáticos vía internet; algunos se sorprenden y piensan que es la panacea de las aplicaciones; pero no es nada nuevo, GNU Linux y en particular Ubuntu tienen algo similar: los repositorios, obviamente a diferencia de Apple los de Cannonical son gratuitos y libres.

Ahora bien, al igual que las aplicaciones de la App Store, las de la Mac App Store tienen un costo si resultan útiles y son de calidad, las gratuitas dejan mucho que desear o son simples demos; sin embargo leo en un blog muy popular de habla hispana que en el primer día de ventas se vendieron un millón de aplicaciones, si señor: 1,000,000 de programas, algunas de costo otras gratuitas. Supongamos que cada App cuesta en promedio (por aquello de compensar las gratuitas) 1 dólar, 12 pesos mexicanos, entonces durante el primer día Apple generó un negocio de 1 millón de dólares, si usted querido lector o yo generáramos un negocio de esa magnitud (un millón de productos vendidos o un millón de servicios ofrecidos), créame, para el tercer día estaríamos retirados en alguna playa del pacífico mexicano.

Eso nos da una idea interesante: hay gente dispuesta a pagar por software, desembolsar dinero por aplicaciones, tomar ese camino antes de comprar un programa pirata o “crackeado”; pero siempre y cuando sea de calidad. Yo mismo, acostumbrado al software libre he pagado varios dólares por aplicaciones de Apple porque son de calidad y útiles en la plataforma citada.

Pero si nos topamos con un producto inferior, de baja calidad y precio exorbitante como los de cierta compañía del noroeste de E.U.A. entonces no nos critiquen por buscar caminos alternos, aunque se caiga en la ilegalidad. ¿Usted pagaría $150 dólares por Microsoft Office 2010?

Anuncios