Flash: Tecnología del pasado

He diseñado sitios web y aplicaciones como pasatiempo desde 1999, mi primer proyecto formal lo hice en el 2002 cuando estudiaba mi licenciatura y desde entonces me he subido a una nave de desarrollo que me ha conducido por caminos distintos y divergentes, así que puedo considerarme como entendido en los menesteres de internet, aunque no soy profesional del campo, domino varios lenguajes y herramientas para el desarrollo de este tipo de elementos. Pero bueno, en este pequeño post voy a contarles, estimados lectores, algunas aventuras a través de estos últimos años y la razón por la cual considero que Adobe Flash está muerto, y porque es del pasado.

Adobe Flash    vsHTML5

Corría el año 2002 y un profesor de la facultad nos dejó un trabajo “multimedia” sobre una asignatura llamada Tecnología de los Metales, me tocó desarrollar el tema Producción del Aluminio. Realicé un sitio web usando mi flamante nuevo software: Macromedia Dreamweaver, e incorporé algunos elementos en Flash usando los botones predeterminados del software, hice un par de animaciones en Macromedia Flash y listo. Saqué la máxima calificación posible, pero obtuve más: un contrato para desarrollar tres enciclopedias multimedia en 6 meses con una persona que observó mi proyecto y se interesó en el concepto del mismo. Desde mayo hasta noviembre de 2002 desarrollé dichas enciclopedias enfocadas a la enseñanza a nivel licenciatura de la Física clásica, Matemáticas y el Diseño Asistido por Computadora. Miles de líneas de código, decenas de aplicaciones web, cientos de documentos técnicos y claro, decenas de animaciones en Flash, porque precisamente, ese era el elemento diferenciador de dichas enciclopedias. Las animaciones hechas en Macromedia Flash eran la parte fundamental, la razón de ser de los proyectos, puesto que llevaban al estudiante de un ambiente aburrido y tradicional, como el de los libros, hacia un entorno lleno de vida, de colores y de interactividad. Desde el punto de vista técnico, Flash era el único camino, eso señalaba el contrato, y el resultado fue bueno, a secas.

El problema vino en el momento en que el usuario al que iba dirigido el proyecto simplemente no podía tener una experiencia gratificante, y en algunos casos “simplemente no iba”. Entonces de acuerdo al mismo contrato firmado meses atrás, desde enero hasta diciembre de 2003 le dí soporte técnico a las tres enciclopedias. El cliente en cuestión nada tonto me dirigía los correos de problemas provenientes de los usuarios directamente a mi, en la primera semana recibí casi 100 correos, que iban desde “no veo nada” hasta “vete al infierno cabroncete de mierda”, obvio, los usuarios habían pagado por acceder a la enciclopedia y tenían problemas al usarla, y se quejaban con justa razón. Y lo peor, se habían vendido licencias de uso en más lugares de los que yo tenía conocimiento.

Al principio pensé: “Son una bola de perdedores que viven en el siglo pasado”, ¿pero tantos bufones había en el mundo?. Pasé 24 horas tratando de encontrar el problema, cabe mencionar que durante diciembre de 2002, un par de meses antes de su comercialización, entregué varias versiones release-candidate (la versión beta la probé yo hasta el cansancio) a amigos y conocedores del ambiente y nadie me reportó nada grave, quizá algún link roto o ralentización en la descarga de las animaciones, no olvidemos que en ese entonces las conexiones por módem a 56 kbps eran el estándar. Y el misterio continuó durante esa larga noche que dediqué de lleno para localizar la falla. Al día siguiente contacté a una persona de Querétaro al azar y le pregunté “¿qué pasa?”, a lo que me respondió “simplemente no veo nada, entro al sitio y no veo nada, no puedo entrar a la información”, en general ni el ni los cuatro siguientes usuarios que interrogué vía mensajería instantánea me daban respuestas útiles. Entonces tomé un poco de dinero y fuí al cibercafé más jodido que encontré en mi camino, renté una PC promedio, ingresé la dirección y ¡listo!, encontré el problema: “Su navegador no soporta Flash, por favor descargue el plug-in desde la página web del fabricante e inténtelo de nuevo”. Por supuesto, si quieres ver e interactuar con contenido en Flash necesitas descargarte el programa que te permite visualizarlo en un navegador web, el famoso plug-in.

Entonces, y para acabar pronto, mandé correos de respuesta a todos los que me manifestaron problemas, unas 60 direcciones de correo, explicándoles el procedimiento para descargar e instalar el plug-in de Flash, y todo volvió al curso normal de las cosas, durante los siguientes meses recibí un par de correos más con problemas sobre algo diferente a Flash. Esa fue la última vez que use Flash, desde entonces no he vuelto a tocar el programa, ahora propiedad de Adobe, para proyectos formales (a pesar de haber adquirido una suite más actual a mediados de la década pasada), sólo me remito a usarlo para fines educativos. ¿Por qué? simple, porque no va con mi idea del desarrollo web y por esa mala experiencia.

Ahora bien, ¿de quién fue la culpa?. ¿Mía?, por supuesto, por suponer que todos los usuarios sabían que era Flash y tener la versión más actual tanto del navegador como del plug-in, no tomar en cuenta que son personas comunes, que no les interesa el “porque” de las cosas, sino lo que hace por ellos esa tecnología. ¿Culpa de ellos? En parte, por no estar al tanto de ciertos detallitos como esos llamados plug-in que hacen que la magía suceda. Pero finalmente, gran parte del problema también radica en el concepto de tener que instalar un programa aparte del navegador para visualizar cierto contenido en la web. Algo no natural. ¿Se imaginan comprarse un auto nuevo y tener que llevarlo a pintar saliendo de la concesionaria porque le falta el acabado?

Wikipedia define Flash como  una aplicación de creación y manipulación vectorial  y de manejo de código en forma de estudio de animación que trabaja sobre “fotogramas” y está destinado a la producción y entrega de contenido interactivo para las diferentes audiencias alrededor del mundo sin importar la plataforma. Los videos de YouTube corren bajo esta plataforma, y me atrevo a señalar que el 75% de las animaciones actuales en la red corren en la misma. Tal es su impacto que Microsoft desarrolló su propia versión llamada Silverlight, que cómo es de esperarse, se trata de una plataforma cerrada y privativa. Entonces Miguel de Icaza y su proyecto Mono desarrollaron una alternativa libre de Silverlight llama Moonlight que funciona en plataformas GNU/Linux y auspiciado por Novell. Sin embargo, tienes que descargar un programa que le permita a tu programa de navegación en internet correr esa información.

Nos trasladamos a mediados de 2007, Steve Jobs, presidente de Apple Inc. presenta un concepto revolucionario en telefonía móvil: el iPhone, presumiendo tener acceso a internet a través de redes EDGE a una velocidad decente, y trás 12 meses llegó el iPhone 3G usando redes más rápidas, lo que nos ponía ante un dispositivo que permitía navegar por internet como desde una computadora, pero una de las principales críticas del dispositivo es que no corre Flash, “defecto” que le heredó a sus hermanos iPod Touch y iPad. Este evento desató una feroz batalla entre los de Apple y Adobe, cada uno defendiendo su postura. Los creadores del iPhone y su sistema operativo alegaban que Flash hacía que el dispositivo demandara muchos recursos de procesador y RAM además de que consumía la ya de por sí pobre (por aquello del 3G) batería. Y entonces aparecienron las terminales con Android, sistema operativo de Google para móviles, que gritaban “¡nosotros sí corremos Flash”, incluso Motorola se subió a esta batalla diciendo “mi Droid si corre Flash y el iPhone no”. Todo esto ha terminado en que la novísima computadora portátil de Apple, la MacBook Air tampoco traiga preinstalado Flash, poniéndole más sabor a la contienda.

En fin, entonces, con esto llegamos a dos ideas, Flash es anti-natural para el usuario común de internet y tiene sus detalles técnicos en ciertas plataformas, es decir: está limitado y tiene sus días contados. Aunque no consideren que esto que escribo aquí es la verdad absoluta, es mi humilde opinión, y si usted piensa lo contrario, está en todo su derecho.

Pero, ¿no hay opción para los desarrolladores? Claro, y muchas más de lo que Adobe Flash puede darnos. Brevemente vuelvo a citar a Wikipedia: HTML 5 (HyperText Markup Language, versión 5) es la quinta revisión importante del lenguaje básico de la World Wide Web, HTML. HTML 5 especifica dos variantes de sintaxis para HTML: un «clásico» HTML (text/html), la variante conocida como HTML5 y una variante XHTML conocida como sintaxis XHTML5 que deberá ser servida como XML (XHTML) (application/xhtml+xml). Esta es la primera vez que HTML y XHTML se han desarrollado en paralelo. Incorpora etiquetas (canvas 2D y 3D, audio, video) con codecs para mostrar los contenidos multimedia. Incluso sus desarrolladores señalan que HTML5 es la piedra angular la plataforma web abierta de la W3C; diseñado para apoyar la innovación e impulsar todo el potencial que la web puede ofrecer. Este sistema de identidad de HTML5 provee el vocabulario visual para clasificar y comunicar fácilmente nuestros esfuerzos colectivos. Lo que seguramente hará que el usuario tenga una mejor experiencia en la web, definitivamente. Incluso, Google y Microsoft parecen apuntar sus baterías de desarrollo hacia HTML5, Apple indirectamente ya lo ha hecho.

Nuevamente a título personal, considero que el futuro de la web pasa más por HTML5 que por Flash, y para finalizar les propongo tres razones:

  1. No se necesitan plug-ins, corre nativo en los navegadores actuales. Por lo tanto todo se debe ver a la primera sin tener que descargar algo desde la página de algún fabricante.
  2. Es totalmente funcional, mantiene la experiencia del usuario, una persona que navega comunmente nunca notará la diferencia. Por lo mismo es flexible, se adapta a todas las plataformas, incluyendo las móviles como las tabletas.
  3. No afecta de manera notoria al hardware de tu equipo.

Actualización 26-01-2011: El día de hoy Apple Inc. ha incorporado el lenguaje HTML5 de manera completa en su sitio web global, si quieren ver los buenos resultados que da HTML5 visiten apple.com o apple.com/mx

Anuncios