La vida es como la mires

Hace unos días platicaba con unas personas sobre un proyecto de consultoría en el que he participado desde unas semanas atrás. En este tipo de trabajos la gente tiene opiniones … digamos … divergentes, algunos quieren tomar un camino por ser el más corto, otros el que les parece más rápido o el ideal o el mejor, cada quién tiene su propia perspectiva.

A todo esto, una persona a la que respeto mucho profesional y personalmente me cuestiona sobre una decisión técnica, doy mi respuesta, y él contraataca utilizando una clásica metáfora: “¿Ves el vaso medio lleno o medio vacío?”, y respondo: “El vaso siempre está lleno”.

Se oyen carcajadas en toda la sala de juntas, me miran sorprendidos por lo que he dicho, totalmente descontextualizado de nuestra platica pero en clara analogía a la situación que se nos planteaba.

La persona (que es mi jefe inmediato y el líder del proyecto) me vuelve a cuestionar apuntalando “Tú estás peor, ¿por qué carajos ves el puto vaso lleno?”.

Le respondo: “Simple: está lleno porque contiene 50% de H2O (agua) y 50% de N (nitrógeno), Ar (argón) y otra variedad de gases inertes”, la sala se queda en silencio y se escucha al fondo “pinche mentalidad de ingeniero” y se sueltan las carcajadas nuevamente.

Pero así es la vida, simple, no tienes que responder preguntas filosóficas a cada paso que tomes, debes de analizar el problema y brindarle la solución más fácil según el método que desees utilizar, y sí … así somos los ingenieros.

Anuncios