Publicidad subliminal en F1 y MotoGP

Cuando me volví fanático de las competencias de deporte motor allá por 1990 la gran mayoría de los equipos estaban tapizados con publicidad de tabacaleras: Marlboro, Camel, Rothmans, Lucky Strike, West, la lista es interminable. Durante finales de la década de los noventas se comenzó a prohibir la aparición de los logotipos de las poderosas tabacaleras en los carenados de autos y motocicletas de carreras, esto fue progresivo, en una primera instancia algunos países sí permitían portar los logos, otros no; entonces las empresas patrocinadoras se encargaron de buscar la manera de que sin que dijera “Marlboro” todos pensáramos “ah sí, Marlboro”. Finalmente a mediados de la década pasada se prohibió definitivamente el patrocinio de tabaco en el deporte motor, West dejó a McLaren, Benson & Hedgeds a Jordan GP, Camel a Honda, Lucky Strike a BAR … y la lista sigue. Hoy vemos básicamente dos tipos de patrocinadores en los equipos de carreras: bebidas energéticas y telecomunicaciones. Sin embargo Marlboro se ha negado a dejar el deporte motor.

Recientemente la tabacalera Marlboro anunció, desafiando la prohibición de la Comunidad Europea, que continuaría patrocinando a Ferrari en F1 hasta el 2015, manteniendo así una unión que empezó en 1984. Sin embargo en ningún lugar del auto aparecen los logotipos de Marlboro, ni en los uniformes o cascos de los pilotos, de hecho en ningún lado es visible la imagen de la firma de cigarros. Con todo y esto, se especula que la tabacalera paga alrededor de 90 millones de euros anuales por este acuerdo, volviéndose en el principal patrocinador del equipo sin aparecer mediaticamente como tal. De cualquier forma, todos los que amamos el deporte motor cuando vemos esos Ferrari rojos inmediatamente lo relacionamos con Marlboro, y pasa exactamente lo mismo con Ducati en MotoGP. Y eso se puede considerar como publicidad subliminal ¿o no?, aunque, no olvidemos, estimado lector, que fumar mata, y no sólo al que lo hace directamente.

Anuncios