Aquí comienzo una nueva etapa

Después de seis años trabajando para la misma empresa hoy ha sido mi último día de laborar con ellos. Mi aventura la inicié justo al egresar de mi carrera profesional buscando expandir mis horizontes laborales, aquí aprendí mucho de lo que sé, y me he vuelto la persona que soy actualmente. Mi desarrollo en la empresa fue creciendo exponencialmente, recuerdo que al principio estaba involucrado en instalaciones eléctricas: cableaba naves industriales, pasé al poco tiempo a diseñar dichas instalaciones, posteriormente migré a la administración del mantenimiento industrial y finalmente terminé realizando proyectos de automatización; desde hace unos tres años y hasta hace unas horas fui Jefe de Operaciones Técnicas, el máximo puesto que se puede alcanzar de acuerdo a mi perfil profesional, todas las decisiones de carácter técnico pasaban por mis manos. Por lo tanto considero que todos mis objetivos fueron cumplidos a lo largo de todos estos años. No he dejado ni una meta sin cruzar, y eso me da mucha tranquilidad.

Me voy sin conflictos de ningún tipo, yo no les debo nada a ellos y ellos no me deben nada a mí; siempre hubo comunicación y en este momento no ha pasado algo distinto. Me voy porque creo que es un buen momento para hacer cambios en mi vida profesional y porque creo también que hemos llegado a un punto dónde no hay mucho camino por delante para ambas partes. Sin embargo las puertas han quedado abiertas para mí y si algún día se da, me gustaría volver a esta empresa.

En mi lugar queda una persona de sobrada experiencia y demostrada capacidad, sé de antemano que él lee este blog, así que Fernando: te deseo lo mejor, sé que puedes con la encomienda y te insto a que nunca te des por vencido. Por buenas fuentes también estoy enterado que mi jefe directo lee lo que escribo en este sitio y no me queda más que agradecerle por su apoyo a lo largo de estos años, gracias Don Javier por todo. Para mis compañeros, simplemente les deseo lo mejor y espero volver a verlos pronto, aunque sea del otro lado de la trinchera.

Por mi parte, vuelvo a ser profesionista autónomo, algo que es complejo desde el punto de vista económico pero muy efectivo y funcional desde el punto de vista profesional; adicionalmente continuaré en la docencia tratando de aportar mi granito de arena al desarrollo de México.

Y finalmente, como diría el gran Gustavo Cerati: Gracias … ¡totales!

Anuncios