El arte de decir ¡NO!

Hace unos días leía a Óscar Yasser Noriega y Mauricio Pastrana en Twitter que conversaban sobre cómo en México no sabemos decir “No”, y cómo lo reemplazamos por un diplomático “déjame te aviso” o un “yo te contacto luego”. Tras un poco de meditación caí en cuenta de lo cierto que esto es. Tras una década en el mundo laboral y media en el campo profesional de alto desempeño me doy cuenta que esta modalidad tan arraigada no tiene distinción en género, edad o situación sociocultural. ¿Por qué? No lo sé, quizá en el plano de las relaciones personales se remite a una cuestión cultural o familiar, no queremos enfrentar las consecuencias de una negación, a mi me ha pasado un sinnúmero de ocasiones, en mi mente pienso “¡Claro que no! Vete al infierno” y de mi boca sale “Puede ser una buena idea”, pero bueno, se queda en el plano anecdótico, siempre puedes pisar el freno a fondo y dar la vuelta en sentido contrario. ¿Pero qué sucede en el plano laboral? Hace unos días estuve ante una situación laboral dónde decir NO me ha resultado más efectivo .

En mi empleo anterior aprendí a dar un NO certero y a tiempo a fin de no complicar más las cosas, la gente con la que trabajaba hasta el mes pasado tenían una mentalidad muy diferente a la de la mayoría de los mexicanos, vivieron en los Estados Unidos por más de dos décadas y para ellos un “déjame lo analizo” significa “déjame lo analizo y te doy una respuesta firme”, no se trata de un NO disfrazado. Pero tampoco se trata de decir NO porque sí: es decir un NO a tiempo, razonado y justificado. A veces dar un NO significa establecer prioridades y funcionalidades realmente requeridas para nosotros, incluso si estas son un simple descanso o bien horas de calidad con la familia. Finalmente en estos tiempos de alta demanda laboral y sueldos bajos decir NO se ha convertido en todo un arte. Y por supuesto en la vida personal es igual o incluso peor … no dar un NO a tiempo te puede afectar el resto de tu vida, y hasta puedes afectar a otros. Por eso estimados lectores ¡Digan NO y cuéntenselo a quien más confianza le tengan!.

Anuncios