El significado de “I don’t dream my life, I live my dream”

“Yo no sueño mi vida, vivo mi sueño” esa es una frase que repito constantemente y que tengo colocada en varios lugares tanto electrónicos como físicos y más que una frase es una ideología de vida, una declaración de intenciones pues. Si me conoces sabes que esa suele ser mi marca registrada.

Ahora que entro a Formspring veo por lo menos cuatro preguntas que directamente cuestionan el significado de la frase, y en pocas palabras la trataré de explicar. Creo que los sueños son necesarios para todos los seres humanos, y cuando digo sueños me refiero estrictamente a soñar despierto, y soñar en serio; si corre sangre por tus venas tienes sueños, de cualquier tipo: existenciales o materiales, alcanzables o inalcanzables, cualquiera … y eso creo que es bueno.

Al soñar estas delimitando un camino, soñar “quiero ser ingeniero”, “quiero una casa”, “quiero viajar”, “quiero tener mi empresa”, “voy a tener 2 hijos y una bella esposa”, “quiero ser piloto de F1”, “quiero ser el Alejandro Magno del mundo actual” … todo eso es el inherente deseo humano de tener lo más que podamos alcanzar. Pero no se trata únicamente de soñar, porque entonces caeríamos en la estúpida Ley de Coughlin que sostiene que “Todo lo demás es siempre algo mejor” y por consiguiente nunca vamos a ser felices, ese anhelo de tener algo más también puede ser contraproducente.  Si no lo tienes es probable que no lo necesites, en otras palabras, ¿por qué estar atormentándose con un futuro que quizá nunca llegará? o peor aún ¿por qué vivir con los lastres del pasado?.

Dejar de soñar nuestra vida y comenzar a vivir nuestro sueño es lo mejor que podemos hacer, ser felices con lo que somos y con lo que tenemos, para que con esa tranquilidad que da el bienestar propio podamos alcanzar … ¿el cielo? … claro, no hay límites si nos lo proponemos. Y no debe ser difícil: tener la oportunidad de levantarte temprano por la mañana para ir a trabajar, tener un plato caliente de comida, respirar el aire de tu alrededor, estar con tus seres queridos, ese beso apasionado que te da tu mujer, tomar tu bicicleta y salir a recorrer el mundo, ver un atardecer, eso es vivir un sueño, nuestra vida misma es el sueño más grande que podamos tener. Por eso estimado lector, yo lo invito a que viva su sueño, ¡no sueñe su vida!. Verborragia al nivel más puro.

Anuncios