Ha pasado tanto tiempo y la vida sigue igual

Hoy por la mañana mientras leía mis feeds en Facebook (sí, para eso uso FB, para leer feeds no para ver tus fotos de la fiesta de anoche) me encontré con la confirmación de una noticia que ya habían anticipado varias semanas atrás: ¡Van Halen saca un nuevo disco!, y con él, una gira en Norteamérica. Y eso me hizo recordar la última vez que Van Halen sacó un álbum de estudio: Van Halen III el 17 de marzo de 1998 ¡hace casi 14 años!, muchas cosas han pasado desde ese entonces y aquí quiero platicar un poco de ello.

Para empezar yo era bastante más joven, y mis gustos musicales eran bastante más cerrados, en ese momento ya sabía que quería ser ingeniero pero aún no determinaba como iba yo a lograrlo, creo que ahí inició mi adicción a los gadgets, a la programación y a las matemáticas: era 1998 … un buen año, en general. No se me puede borrar de la mente cuando a principios de año pude escuchar varias canciones del álbum vía el sitio web de Van Halen, tuve que descargarme el plug-in de RealPlayer para poder tener una previa del álbum, luego vi el video de “Without You” en MTV Latino y dije ‘¿qué demonios es eso?’, para mi Van Halen era Eddie, Alex, Mike y Sammy, ver y escuchar a Gary fue algo bastante extraño, no concebía ese “Van Halen / Extreme” pero finalmente dije, quizá el álbum sea mucho más Van Hagar.

Entonces llegó marzo de 1998, no había iTunes así que me tuve que esperar para poder adquirir el disco en formato físico, fui a una tienda de mi ciudad natal y pedí el disco, ‘Warner Bros. lo debe estar enviando para finales de marzo, pero será la versión americana y te va a costar más, güerito’, fueron las palabras del tipo que atendía el lugar, ¡vamos, que puedo esperar unos días y pagar un sobreprecio con tal de tener ese disco!, y así fue, me paré por la tienda el último sábado de marzo con el dinero del CD y el de la discotheque a la que iría por la tarde con mi novia (de aquellos entonces). Y en efecto, el CD vino con sobreprecio, así que mis ahorros del último mes no fueron suficientes y tuve que tomar el dinero de la fiesta, amén de la mentada de madre que recibiría horas después por parte de mi chica.

Salí de la tienda, lo recuerdo como si hubiera sido ayer, tomé el auto (recuerdo justo el lugar dónde aparqué ese día) y me fui directo a casa. Encendí el estéreo Sony, mi madre todavía lo conserva en su casa, subí el volumen de las bocinas y me dispuse a escuchar el disco. “Neworld”, un Van Halen irreconocible, luego vino “Without You” en su versión original, más de lo mismo; luego “One I Want” y en ese momento poco me faltó para apagar el equipo de sonido, simplemente para mí no era Van Halen. Con “From Afar” las cosas mejoraron un poco, si bien seguía sin ser Van Halen, creo que las letras me atraparon, era yo un joven inexperto pero eso de amar a alguien a distancia me conmovió en lo profundo de mi ser, años después esa canción se convirtió en la banda sonora de una etapa de mi vida. Cinco minutos y medio más tarde apareció “Dirty Water Dog”, no sé, mi cerebro no concebía eso. “Once” me atrapó, nuevamente, no era la música, eran las letras, simplemente geniales, y eso me dio ánimos para seguir escuchando el disco esa mañana de primavera. “Fire in the Hole” me pareció una canción bastante Van Halen, guitarras estruendosas, bajo y batería de poder, Cherone hizo su mejor esfuerzo para adaptarse a la mejor banda de hard rock del mundo y lo logró con este corte, y entonces echaron todo a perder con “Josephina”. Luego “Year to the Day” me trajo de vuelta a la realidad del álbum: letras estupendas, música genial, pero no era Van Halen, eran los de Van Halen haciéndole un cover a sólo Dios quién. “Primary” y “Ballot or the Bullet” me hicieron reflexionar si realmente había valido la pena gastar el dinero de la fiesta en este CD … y para finalizar “How Many Say I” … ¿No guitarras, no batería, no bajo? ¿sólo Edward Van Halen en voz y piano con los coros de Gary Cherone? ‘¡Deben estar bromeando!’ pensé inmediatamente. Después de una hora, cinco minutos y once segundos el álbum dejaba de sonar.

Debo confesar que en ese momento pensé que ese trabajo era una puta mierda, las ventas del mismo durante ese año y la partida de Cherone a finales de 1998 confirmaron mi teoría más tarde. En ese momento procedí a grabar el CD en cassette para escucharlo en mi auto y en mi Walkman, sí, aunque usted no lo crea, faltaban tres años para que apareciera el primer iPod y diez años para que me comprara mi primer iPod. Pasé los siguientes días escuchando el CD y el cassette, creo que hasta 2002 o 2003 realmente llegué a apreciar el esplendor del disco, no es malo, es diferente, hoy, tras muchos años creo que es un disco interesante, Gary Cherone trató de no parecerse ni a Sammy Hagar ni a David Lee Roth, y a final de cuentas eso resulta positivo. En definitiva es un gran disco para escuchar, siempre y cuando te olvides del trabajo previo de Van Halen.

El próximo 7 de febrero Van Halen editará “A Different Kind of Truth”, y tampoco será el Classic Van Halen: Wolfgang Van Halen (hijo de Eddie) ha tomado el lugar de Michael Anthony, David Lee Roth ha vuelto y parece que todo está en orden, Alex y Eddie ahí siguen, pero nada será igual. Debo confesarles que me muero de ganas por escuchar el álbum, aunque ahora será diferente, ya no lo iré a comprar a esa tienda porque ya ni siquiera existe, en su lugar optaré por … digamos descargarlo legalmente de iTunes, de cualquier manera no me serviría el CD de nada, en casa no tengo un estéreo como ese Sony de casa de mi madre, si tengo un sistema de sonido 5.1 pero sale directamente de mi laptop. Creo que un momento que será histórico y que grabaré para compartirles ese instante, será cuando pase el disco a mi iPhone para repetir la historia 14 años después pero ya no de un CD a un cassette. Como les dije, el tiempo ha pasado, pero la vida sigue igual.

Anuncios