Caso Alberto Contador: un mal día para el ciclismo

El caso Alberto Contador ha copado los encabezados de medios digitales e impresos alrededor del mundo durante el día de hoy, la sanción aunque justa la considero tardía y como un golpe contundente al ciclismo como deporte profesional. No soy periodista, no soy ciclista profesional, ni soy crítico del deporte, soy un simple aficionado al deporte de la pedaleada que durante sus pocos ratos libres toma su bicicleta y sale a disfrutar de los caminos, por lo tanto las siguientes líneas son a título personal y no las tomen como una verdad absoluta.

Durante el Tour de Francia de 2010 las cartas estaban puestas sobre la mesa: eran Andy Schleck contra Alberto Contador, punto, ni Armstrong, ni Evans, ni Sastre, ni nadie más eran amenaza para el luxemburgués ni para el español, era frente a frente. En una etapa de  alta montaña, crítica para el título final, Schleck intenta atacar en un punto donde el terreno le era más favorable que para el madrileño del Team Astana, durante el conato de arranque le sucede lo impensable: a Andy Schleck se le sale la cadena y Alberto Contador decide atacar y meter minutos contra Schleck, Contador imprime una cuota muy dura para cualquier ciclista, Schleck intenta responder y hace uno de los descensos más temerarios del que se tengan recuerdo, desafortunadamente para el luxemburgués no le resulta suficiente, el Tour prácticamente queda sentenciado. Durante esa noche Alberto Contador se disculpa mediante un video con Schleck y cita que su acción fue poco deportiva al atacar cuando su rival estaba en apuros. Creo que a nadie le conmovió el hecho, finalmente son profesionales y no se van a andar compadeciendo de todo mundo.

Después, Alberto Contador en un examen anti-dopaje de rutina sale positivo por clembuterol, nada sale a la luz pública y al final del Tour el madrileño se levantaba en lo más alto del podium en Paris con un triste Schleck ocupando el segundo lugar. Posteriormente se hace del conocimiento de todos el caso positivo de Alberto, declaraciones, investigaciones parciales del Diario Marca, comentarios, opiniones, segundas pruebas, rumores sobre la presencia de componentes plásticos que sugieren transfusiones sanguíneas … un mundo de información; en conclusión todo indica contaminación alimenticia, alguien del grupo de Contador compró carne contaminada con clembuterol, se cocinó durante el Tour y fue consumida por Contador. Aparentemente la cantidad es mínima en su sangre, ínfima comparable contra lo que tenían en su sangre los jugadores de la Selección Mexicana de Fútbol, sin embargo el caso positivo está ahí, y listo. No hay nada más que discutir, Alberto Contador tenía una sustancia prohibida por la Unión Ciclista Internacional. Al enterarse del caso publicamente, Contador aparece indignado diciendo que el problema no es él, sino la reglas y las condiciones de su caso, muchos levantan la voz y lo apoyan, incluyendo al presidente de España.

La UCI lo deja competir mientras se resuelve el caso, además del Tour del 2010, gana el Giro d’ Italia de 2011, la Volta a Catalunya, además de varias victorias de etapa. Hoy, y tras varios retrasos en el veredicto final el TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) y la UCI deciden sancionarlo con dos años (retroactivos), vencerá el 6 de agosto de 2012. Además de perder todo lo ganado desde ese Tour del 2010 también se perderá todas las clásicas de primavera de este año, el Giro y el Tour de France, podrá volver para la Vuelta a España, los mundiales de ciclismo y los Juegos Olímpicos. Esos son los datos fríos. Para las reglas de la UCI eso es dopaje, y para todos los demás eso es un error de la gente que se relaciona con Contador. El gran error de la UCI y el TAS ha sido la manera en la que se ha tratado el caso, la falta de prontitud en la solución del conflicto y el método tan arcaico que han utilizado, vamos que la UCI se parece más a la Santa Inquisición que a una federación deportiva. Un reglamento muy rígido y una serie de errores que nos han llevado al día de hoy, el día en que el mejor ciclista de los últimos años y el símbolo del deporte ha sido castigado por hacer trampa. Un golpe duro para un deporte muy golpeado por el dopaje.

Pronto, quizá tan pronto como mañana por la noche europea, Alberto Contador y el dueño del equipo donde compite darán una declaración, lo más lógico para todos sería aceptar su error, aceptar que en las reglas de la UCI no hay poco dopaje ni mucho dopaje, tampoco hay dopaje voluntario ni dopaje involuntario, hay dopaje y listo, a aceptar la sanción, tomarse quizá un mes de reflexión con su bella esposa, retomar el entrenamiento y directo a la conquista de la Vuelta, el oro olímpico y el mundial. ¡Vamos, que este día ha sido triste pero mañana es un nuevo día!

Anuncios