Pan y agua: el caso Lance Armstrong

Actualización enero 2013: Lance es un fraude y siempre lo fue, él no tiene lugar en el ciclismo ni tampoco la gente que maneja a la Unión Ciclista Internacional (UCI), un homenaje y monumento a la gente de la Agencia Norteamericana Anti-Dopaje (USADA) por ser los únicos que tuvieron los huevos de tirar toda esta mierda abajo. Y entonces todo lo que a continuación escribí un 12 de octubre de 2012 a las 19:56 horas lo podemos catalogar como bla, bla, bla … y no tiene validez, pero lo dejo íntegro para que quede referencia que yo también creí en su inocencia, pero no puedo aceptar que sea válido lo que hizo pese a que en esa época “todos se dopaban” … lo cual es una completa mentira.

En el trastornado ambiente de finales de los noventas se decía que un ciclista profesional de ruta estaba “a pan y agua” cuando no hacía uso de sustancias dopantes. Por más de una década Lance Armstrong ha gritado a los cuatro vientos que él se mantuvo “a pan y agua” toda su vida profesional y que los siete títulos conseguidos en el Tour de France fueron obra del trabajo y el esfuerzo. Hoy, cuando el texano del color amarillo en sus uniformes enfocaba su mira deportiva en el triatlón de la serie IronMan (con mucho éxito cabe aclarar) parece que todo sale a la luz, y señala tajantemente que Lance no gustaba mucho del pan, ni mucho menos de agua, más bien del oro líquido, la manera en la que según Tyler Hamilton (ex compañero de Armstrong) le llamaban todos al EPO, una sustancia que mejora ilegalmente el rendimiento de deportistas. En las siguientes líneas les compartiré mi muy particular visión de este caso así como en su momento analicé lo que le ocurrió a Alberto Contador.

Todo lo que expresaré en las siguientes líneas tiene su particular fundamento en el reporte titulado Reasoned Decision of USADA on Disqualification and Inegilibility [ReasonedDecision] dónde se establecen todas las razones de la Agencia Norteamericana Antidopaje (USADA) para las alegaciones en el caso Armstrong. Si usted así lo desea puede leer el documento, son 202 páginas muy detalladas y hasta cierto punto claras y convincentes de lo ocurrido con Armstrong y su equipo el US Postal – Discovery (luego Astana, luego Radioshack, hoy Radioshack Leopard Trek) así como el director deportivo Johan Bruyneel y varios preparadores físicos y médicos. Aunque cabe aclarar algo: hay muchos testigos, demasiados diría yo, vaya usted a saber si coaccionados, y pocas pruebas. Vayamos por partes pues, las más relevantes.

Primera parte: Lance se rodea de leales

Tras su retorno a competición al superar el cáncer Armstrong queda sorprendentemente cuarto en la Vuelta a España del ’98 y entonces comienza a reclutar gente para el equipo US Postal que dirigirá Johan Bruyneel. Kevin Livingston y Tyler Hamilton fueron los primeros en ser adheridos al selecto grupo de Lance, luego se incorporarían Jonathan Vaughters (actual director del Garmin – Sharp), George Hincapie (ex BMC Racing, apenas retirado) y Christian Vande Velde (también del Garmin – Sharp). Según varios testimonios, la entonces esposa de Lance también estaría involucrada en la trama. Todos estuvieron sometidos a un código de honor que desde un primer momento se habría planteado. Vaughters cita una conversación que tuvo con Lance dónde le dijo: “ya te has dopado, no me vengas después con que escribirás un libro sobre esto”. Interesante, pero yo allá afuero conozco a varios que aseguran cosas de mí que jamás han ocurrido así que, las palabras se las lleva el viento. Cinco han sido castigados en este tenor: Hincapie, Vande Velde, Levy Leipheimer (Omega Pharma – Quickstep), David Zabriskie (Garmin – Sharp) y Tom Danielson, debido a que han aceptado la culpa sobre los casos de dopaje relacionados con Armstrong y el US Postal. Tanto a Hincapie como a Danielson les importa una mierda porque ya están retirados. A los demás les han dado sólo seis meses de suspensión cuando lo habitual son 2 años, pero se les redujo el castigo porque según la USADA “cooperaron en la investigación”. Saque usted, estimado lector, sus propias conclusiones.

Segunda parte: La prueba

Como lo dije antes todo son testimoniales, excepto los registros dónde Armstrong depositó casi un millón de dólares al Dr. Michel Ferrari hasta 2004. Según la USADA, ambos mantenían una estrecha relación profesional relacionada a sustancias dopantes. EPO era en específico lo que usaban para mejorar su rendimiento de manera ilegal, y era suministrado por un “especialista motorizado” (imagine usted aquí a El Transportador con su Audi negro) en los principales eventos como el Tour. Armstrong alega que a un alto nivel deportivo, los honorarios que perciben los profesionales no son precisamente bajos, y que en contexto, queda aclarada la suma depositada a Ferrari en el transcurso de varios años.

Tercera parte: Los médicos

El informe cita que el Dr. Luis García del Moral era el encargado directo de todos los casos de dopaje, “engañando” a todos los ciclistas alegando que “era bueno para su salud”. El preparador José Martí estaba particularmente inmerso también en esto y el informe cita un evento en Niza, cuando Martí salió por la noche a conseguir EPO, porque era más seguro cruzar la frontera a esa hora, y que al volver le entregó una bolsa de papel a Armstrong que al abrirla exclamó “oro líquido” mientras sonreía. ¿De dónde sacan todo esto? testimonios, una vez más.

El análisis

Y así sigue el informe. A mí me llama mucho la atención el apartado donde David Zabriskie menciona que Bruyneel junto con el Dr. del Moral le proporcionaron EPO al entonces joven corredor para que se lo suministrara. Cuando Zabriskie preguntó a Bruyneel sobre lo que se inyectaba este le afirmó: “todos lo hacen” y le aseguró que no habría complicaciones para su salud. Hay que ser idiotas para creerle a Zabriskie, si alguien llega y me proporciona una sustancia para que me la inyecte no lo haría, por mucho que confiara en esa persona, y si uno está inmerso en el deporte profesional indagaría sobre la veracidad de la gente que proporciona las sustancias y el contenido de ellas mismas. Me parece más creíble lo que Leipheimer menciona, se sentía obligado a hacerlo, porque según él, doparse era la regla y si no lo hacías tu vida profesional en ese equipo se vería limitada. Finalmente sigo pensando que hay falsedad en esos testimonios. Si en algún lugar algo prohibido es la regla y no la excepción, pero sobre todo si no estoy en comunión con ello hay alternativas, pero no lo hicieron así y continuaron por años en esta farsa, para la USADA el arrepentimiento de estos pobres ciclistas ha sido suficiente. Lo repito, pobres ciclistas, o eran engañados vilmente o bien obligados casi pistola en mano.

Muchos medios expertos en el tema señalan que toda la información revela una concluyente e innegable prueba que arroja por fin luz sobre este sistemático, sustentado y altamente profesionalizado hecho de las prácticas irregulares de la escuadra US Postal, que fueron profesionalmente diseñadas para presionar a los deportistas para el uso de drogas, evadir su detección, asegurar su silencio y finalmente tener una injusta ventaja. La USADA añade que se trata de “Un programa organizado por individuos que pensaron que estaban por encima de las reglas y quienes todavía juegan un mayor y activo papel en el deporte en la actualidad”. Y para agregarle un toque de intriga, la misma USADA apuntala que “Hemos escuchado a muchos deportistas que se han enfrentado al injusto dilema de doparse o no competir al más alto nivel. Muchos de ellos abandonaron sus sueños y dejaron el deporte porque rechazaron poner en peligro su salud y participar en el dopaje. Ha sido un tremendo coraje de los corredores del US Postal y de otros el de dar un paso adelante y hablar sinceramente, lo han hecho por el bien del deporte y por los jóvenes que esperan alcanzar un día sus sueños sin usar métodos o drogas peligrosas”. Oh Dios, pobres de esos ciclistas, la USADA casi me ha hecho llorar, hay que darles una compensación económica a todos esos pobres seres humanos, si me proporcionan un número de cuenta bancaria yo les deposito mi sueldo … por si no lo notaron, estaba siendo sarcástico.

Mi punto de vista

Todo mundo sabe que mi referencia en el ciclismo es Lance desde finales del ’99 y hasta estos días, su estilo tan agresivo sobre la bicicleta y fuera del ciclismo son ejemplo obligado para mí. Mientras escribo esto no puedo dejar pasar el hecho de que en mi muñeca derecha, y desde hace muchos años, llevo una pulsera amarilla de “Livestrong” la fundación contra el cáncer que Armstrong creó y dirige, también debo citar que en mi armario está el jersey de Lance y que usé un casco negro con amarillo por muchos años; sin embargo no estoy ciego y entiendo muchas de las más oscuras situaciones del ciclismo profesional porque yo mismo soy ciclista y sé perfectamente lo mucho que se sufre encima de una bicicleta para intentar recortar un segundo en una prueba, y por ende comprendo lo fácil que resultaría inyectarse algo para mejorar lo que por medios tradicionales llevaría años, pero igualmente sé que muchos, y me incluyo, no caeríamos en eso porque por encima de toda la fama y la fortuna están nuestros principios y nuestra salud. Amén de que bajo las circunstancias actuales tarde o temprano se caería nuestra mentira y entonces ¿qué sentido tendría un sistema tan sofisticado?.

¿Lance Armstrong se dopó por todos estos años y con ello logró el impresionante dominio en más de un lustro de la prueba gala? Sinceramente no lo creo. Vamos, no lo digo yo, lo dicen muchos, el tipo es especial, físicamente se ha comprobado que su organismo está por encima de muchos deportistas élite, pero sobre todo ha demostrado que tiene voluntad, la voluntad que pocos tienen para salir de situaciones difíciles. Y así como en su momento cargué sobre Contador por la existencia clínica de sustancias dopantes en su organismo, con la misma fuerza pregunto ¿dónde están las pruebas de que Armstrong se dopó?. Son más de 500 controles y en ninguno hubo una prueba contundente. Si, como lo dicen los testigos, para Lance era común doparse y lo hacía con tal serenidad, ¿por qué en su momento ni la USADA ni la WADA (el organismo mundial antidopaje) tomaron cartas al respecto? o bien ¿la UCI (Unión Ciclista Internacional) aplica diferentes criterios con respecto al dopaje? porque Ivan Basso, Floyd Landis, Alejandro Valverde, Riccardo Ricco y muchos otros ciclistas si han tenido controles antidoping que no han pasado y se les suspendió de manera inmediata. Si Lance es producto de sustancias ilegales que mejoran el rendimiento, entonces mucha gente en USADA, en WADA y en UCI deben estar involucrados y ahora han decidido volverse unos buenos ciudadanos, llenos de verdad e interesados en perseguir a aquellos que hicieron trampa, y que claro, no fueran ellos mismo. En este hipotético caso, que vergüenza, vaya autoridades regulatorias que tiene el ciclismo.

¿Este es un golpe contundente al deporte del ciclismo de ruta? Esperemos que no, desafortunadamente los que nos consideramos parte de este mundo, sea por participar, vitorear o simplemente gustar de él, ya lo hemos pasado antes, el caso Festina, la Operación Puerto, Rassmusen retirándose antes de ganar un Tour, Contador culpando a la carne ingerida, en fin. Pero por el contrario, todos los que gustamos de este deporte deberíamos estar orgullosos de que se persiga con tanto ahínco a la trampa y a la falsedad, porque han de saber que un ciclista profesional, sea de ruta, de montaña o de cualquier disciplina se somete a tantos controles antidopaje de sangre que ya han llamado a sus inspectores cariñosamente como los “vampiros”, así mismo todo ciclista debe reportar en todo momento su localización exacta y estar disponible para este tipo de controles, ¿pasa lo mismo con un jugador de la NFL o de la Liga Española de Fútbol?, de cualquier forma, no creo que el ciclismo sea la oveja negra de los deportes profesionales, pero si se van a tomar en serio el caso Lance Armstrong algo deberían hacer desde las raíces del deporte mismo, porque simplemente no es posible que hayan pasado tantos años y el texano anduviera así como así por la vida, porque consideremos esto: si Lance no hubiera regresado en 2009 nada de esto se hubiera sabido y seguiríamos impresionados por el gran rendimiento del hombre que venció al cáncer para ganar siete Tours consecutivos.

Por Lance no hay problema, sea inocente o culpable nada de lo que haya pasado se compara a vencer a una enfermedad terminal, sobrevivirá.

Anuncios