Fracasando estilo F1

75899_488681714510481_2123951970_n

Alguien alguna vez me dijo: “es mejor intentarlo y fracasar comparado a nunca tomar la alternativa” y compro esa idea, pero si vamos a fracasar hagámoslo con estilo, tipo Fórmula 1. Hace varios meses veía el video que a continuación referencio del equipo HRTF1 y me preguntaba ¿de dónde carajos sacan dinero para armar eso?, pues de dónde lo hayan estado sacando parece que se les terminó porque a finales del 2012 anunciaron con mucho pesar que cerrarían el equipo y sus majestuosas instalaciones en la Caja Mágica de Madrid. Por más triste que esto pueda sonar se veía venir, y el caso de HRTF1 no es aislado, vamos a analizar los casos más sonados de las últimas dos décadas en el máximo circuito internacional de carreras de autos, pero antes vean el video que les menciono:

HRTF1 Team (2010-2012). El gran intento de llevar un equipo ciento por ciento español a la máxima categoría empezó con Adrián Campos y su Campos Meta Racing iniciando en F3 y GP2 hasta que en 2010 dieron el salto a F1 pasándose a llamar Hispania Racing. Compitieron en las temporadas 2010, 2011 y 2012, estos últimos dos años bajo el acrónimo HRTF1 Team. Corrieron ocho pilotos de ocho nacionalidades distintas y hasta un chino estuvo como piloto de reserva, los nombres más conocidos son Bruno Senna y Pedro de la Rosa. Un dato interesante es el hecho que desde su creación nunca tuvieron un patrocinador formal sin embargo en los dos últimos años lucieron sendos arreglos gráficos en sus autos buscando una identidad como equipo, siendo la última muy atractiva y con un fuerte sabor ibérico. Siempre usaron motor Cosworth y su mejor resultado fue un 13vo. lugar conseguido por Vitantonio Liuzzi en el GP de Turquía 2011. Por resultados no se le va a extrañar pero si será recordado como uno de los equipos que más dinamismo y color le aportaban al paddock, basta con darse una pasada por su sitio de Facebook para corroborar esto.

BMW Sauber F1 Team (2006-2009). Después de un proyecto de gran éxito llevado conjuntamente con Williams la marca bávara se decidió a probar suerte como equipo y para ello compró a la escudería suiza de Peter Sauber. De la relación con el equipo británico se trajo los años de conocimiento desarrollando motores y a Nick Heidfeld. En su primera temporada mantuvo a Jacques Villeneuve hasta que fue reemplazado por la joven promesa polaca Robert Kubica. A pesar de un primer año pobre, con apenas dos podiums, para la temporada 2007 todo lucía más prometedor. Sin embargo nada se consumó y a pesar de inversión la victoria no llegaría durante 2007, pero un segundo puesto en el campeonato de constructores hacía suponer que en el 2008 todo mejoraría. Y así fue, la tan ansiada victoria llegó de la mano de Kubica en Montreal 2008, justo en el lugar dónde el polaco sufrió un aparatoso accidente el año previo, pero nada más. La escudería alemana bajó a tercer puesto general en ese 2008 y para 2009 cayeron a la posición número 6 cosechando apenas 36 puntos, los mismos de su año debut. Entonces el equipo fue vendido a su anterior dueño y la historia de la marca alemana terminaba con un groso fracaso.

Toyota Racing (2002-2009). Tras triunfar en pruebas de resistencia y rallies en la década de los noventas, a principio de la década del 2000 Toyota dio por iniciado su ambicioso proyecto de un equipo en F1. Para 2002 alinearon dos autos para Allan McNish como recompensa a sus logros en Le Mans con la firma japonesa y otro para Mika Salo, luego trajeron al campeón de Champ Car Cristiano Da Matta, al experimentado Olivier Panis y finalmente a Jarno Trulli, los resultados jamás llegaron. Para 2005 contrataron a Ralf Schumacher buscando ese extra que los llevara a ganar, pero tampoco lo consiguieron. El segundo puesto de Timo Glock fue lo mejor cosechado, sí, así de patético como suena, Glock les dio su mejor resultado en Hungría de 2008 y Singapur de 2009, además de otro segundo puesto de Trulli en Japón de ese año. A finales de 2009 y sumergidos en la crisis global del mercado automotriz la empresa dio por concluido su proyecto que siempre estará enmarcado en el fracaso. Desde 2005 y hasta su desaparición también suministraba motores, en un principio a Jordan y luego a Midland y a Williams.

Honda Racing F1 Team (2006-2008). Después de una fructífera década de los noventas y ochentas consiguiendo carreras, poles y campeonatos como proveedores de motores, tuvieron un breve descanso de finales de los noventas a mediados de la década pasada cuando se decidieron a formar su propio equipo. Su legado provenía de la década de los sesentas dónde ya habían participado como Honda Racing Co. Intentado emular el éxito conseguido por HRC en MotoGP, para 2006 compraron lo que quedaba de British American Racing y concretaron el proyecto de llevar su equipo a F1 que ya había fallado en 1999. A pesar de tener una de las mejores plantas de poder de la F1 y uno de presupuestos más abultados sólo pudieron conseguir una victoria en Hungría durante su año debut. Pese a tener varios podiums nunca se pudieron afianzar y a finales de 2008 los japoneses le vendieron el equipo al ex- Ferrari Ross Brawn mismo que le vendió el equipo a Mercedes a finales de 2009 no sin antes cosechar varias victorias de la mano de Button y Barrichello, amén del campeonato del británico, pero justo después de que Honda había partido. Hoy en día Mercedes AMG GP es el equipo heredero del proyecto iniciado en 1998 por British American Tobacco y aparentemente lleva la misma suerte que los japoneses.

Super Aguri F1 (2006-2008). Así como España tuvo su equipo con identidad nacional, el Super Aguri intentaba reproducirlo pero para la nación del Sol Naciente. Fundada y dirigida por el ex piloto japonés Suzuki Aguri esta escudería vivió sus tres temporadas bajo el cobijo de Honda Motors trabajando en las instalaciones de la extinta Arrows en Inglaterra a pesar de tener su sede formal en Tokio. El sexto puesto del japonés Takuma Sato en Canadá durante 2007 se constituye como el mejor resultado del fugaz equipo japonés. A diferencia de muchos proyectos con sabor nacionalista, este Super Aguri se puede dar el lujo de presumir que era un equipo 100% japonés, porque además del dueño, el motor y pilotos, las llantas también eran niponas, sólo Anthony Davis y Frank Montagny aportaron en algún momento multiculturalidad al proyecto.

Jaguar Racing (2000-2004). A finales de 1999 y sumergidos en un mar de buenos deseos, ambiciones descontroladas y un optimismo irreal, Ford compró Stewart GP y lo convirtió en Jaguar Racing pintando los autos del clásico verde inglés que tan mala suerte le suele dar a los autos que se decoran con dicho color. Cuando iniciaron su aventura en 2000 se trajeron a lo mejor de lo mejor disponible en F1, desde Eddie Irvine recién desempacado de Ferrari hasta Bobby Rahal y Niki Lauda como directivos de la escudería. El apoyo de Ford y HSBC hacía que su presupuesto anual estuviera a la par de los equipos tope de F1. Sin embargo, en cinco temporadas nada importante ocurrió, dos terceros lugares de Irvine en Mónaco 2000 e Italia 2002 se constituyen como sus mejores resultados. Para 2005 estancados en el fracaso de una temporada para el olvido vendieron el equipo a la gente de Red Bull, quienes con mucho esfuerzo, algo más de dinero y la gente adecuada lograrían tras algunos años tres campeonatos de pilotos con Sebastian Vettel.

Arrows GP Interanational (1978-2002). También llamado en cierto tiempo Footwork completó 368 carreras con resultados ciertamente pobres … paupérrimos de hecho. Varios podiums y el segundo lugar de Damon Hill en el GP de Hungría 1997 fueron lo más destacado del equipo británico en más de dos décadas. De cualquier manera amenizaban el circo de la F1 con mucha polémica desde su inicio y con decoraciones interesantes como los autos completamente negros de 1998 o los pixeleados de 1994. Por sus filas pasaron pilotos de renombre, además del campeón de 1996, Damon Hill, corrieron personajes como Ricardo Patrese, Jochen Mass, Gerhard Berger, Eddie Cheever, Michele Alboreto, Bern Schneider, Stefan Johansson, Aguri Suzuki, Christian Fittipaldi, Max Papis y Heinz-Harald Frentzen.

Prost GP (1976-2001). Inicialmente llamado Ligier, el equipo francés pasó a ser propiedad de Alain Prost a mediados de la década de los noventas y fue renombrado. Tuvo una rica historia como Ligier en los ochentas y en 1996 obtuvo su última victoria a manos de Olivier Panis en Mónaco bajo una fuerte lluvia dónde apenas terminaron seis pilotos en pista. Desde 1997 y como Prost GP poco pudo hacer consiguiendo dos segundos lugares y un tercero hasta su cierre en 2001.  En la última parte de su vida como equipo los potenciaron motores Peugeot pero en el 2001 usaron motores Acer, si, Acer, la marca de equipo de cómputo, aunque en realidad se trataba de un motor Ferrari rebautizado con fines comerciales.

Stewart Grand Prix (1997-1999). Proyecto fundado por Jackie (multicampeón de F1) y Paul Stewart (padre e hijo) fue la evolución natural del equipo Paul Stewart Racing que compitió con mucho éxito en Reino Unido durante la década de los noventas. Con el apoyo financiero de Ford y HSBC iniciaron operaciones en el GP de Australia de 1997 acumulando 26 retiros entre sus dos autos esa temporada, la fiabilidad no era lo suyo. La misma historia se repitió para 1998. Para 1999 trajeron al experimentado Johnny Herbert buscando el milagro, y este llegó en Austria de 1999 consiguiendo la primer y única victoria del equipo y al mismo tiempo un tercer lugar con Barrichello que concretaba así su tercer podium en esa temporada. Y se acabó, aunque para los Stewart resultó en un buen negocio porque la victoria de Herbert hacía soñar con cosas grandes para 2000 y entonces Ford les compró el equipo para renombrarlo Jaguar Racing, la historia ya la conocen.

Lola MasterCard (1997). Vergüenza, ese es el calificativo para este equipo británico que tras dominar el mercado norteamericano de carreras en Champ Car como fabricantes de chasis decidieron dar el gran salto a F1. Precipitado y sin un respaldo real a pesar de los millones invertidos por MastercCard. Armaron un auto, consiguieron a dos pilotos (Vicenzo Sospiri y Ricardo Rosset) y se presentaron en el GP de Australia ni siquiera pudiendo arrancar, para el siguiente GP en Brasil no se presentaron ya. En 2010 intentaron regresar pero no se concretó nada, con sus antecedentes lo mejor que les pudo pasar fue eso.

Y la lista sigue, pero sin casos tan sonados. De cualquier forma la F1 siempre guardará un lugar en su memoria para estos proyectos, en el cementerio de los fracasos. ¿Cuál es el común denominador en el fracaso de estos equipos?, ¿falta de dinero? para nada, si bien es el caso de HRTF1 para nada refleja la situación de Toyota, Honda o Jaguar, ¿mala planeación? probablemente, Lola Cars es un buen ejemplo, ¿falta de las personas idóneas? Lola Cars también es un ejemplo y quizá hasta HRTF1, pero en el caso de Jaguar y BMW no es así, mucho menos en Honda … personalmente considero que es una serie de factores que al conjuntarse dan como resultado el rotundo fracaso … exactamente como la vida misma.

Anuncios