El salario de un ingeniero de F1

El paddock de la F1 es una zona aislada del mundo exterior dónde el dinero fluye cual agua y no se recata su uso a raudales dónde se requiera, es un lugar lleno de privilegios, dónde los pilotos disfrazados de playboys conviven con bellas modelos y magnates, pero ¿qué hay de la gente que lleva la parte técnica? ¿los ingenieros de F1 también tienen lujosos departamentos en Mónaco y se desplazan a cada gran premio en sus super autos? Hagamos un interesante y conciso análisis sobre el tema.

Para empezar los ingenieros no son famosos a pesar de que por ellos pasa la mayor parte de que los monoplazas funcionen como deben y ganen carreras; si quitamos ciertos casos de alta notoriedad como Ross Brawn (ex Ferrari, ex Brawn GP y ahora Mercedes AMG), Adrian Newey (ex Williams, ex McLaren, hoy Red Bull) y Mike Gascoyne (ex Toyota, ex Benetton, ex Jordan, ex [coloque aquí el nombre que me falte] … ahora asesor de Caterham) no podríamos realizar un listado específico como si lo hacemos con los pilotos. Sin embargo cuando algo sale mal si que nos enteramos del ingeniero que se equivocó; ¿cómo olvidar a Nigel Stepney y a Mike Coughlan? quienes protagonizaron el caso de espionaje de alto impacto entre Ferrari y McLaren en 2007 que terminaron por borrar los puntos conseguidos por el equipo de Woking en dicha temporada. Y por supuesto, si nos remitimos a ‘cagadas’ entonces el nombre de Chris Dyer se vuelve famoso, pues era el jefe de ingenieros cuando Fernando Alonso perdió, literal, el título de pilotos del 2010 en una sola carrera y se le culpa directamente a él por no haber tomado las decisiones adecuadas para que el español se mantuviera en pista y se hiciera de su tricampeonato. Así pues, como en el caso de todos los ingenieros, nuestros fracasos son conocidos, nuestros éxitos no.

“Pero les han de pagar muy bien” me decía hace unos años una persona, con referencia al sacrificio y grado de compromiso que debemos tener como ingenieros (de lo que usted mande y guste, magnifíquelo a la Formula 1 por 1000). Pues no, temo desilusionar a mis jóvenes lectores pero esto no es así. Y no sólo en México, es bien sabido que a pesar de que Europa tiene un número muy alto de ingenieros altamente preparados y calificados, el salario promedio es bastante modesto en comparación con otros sectores. Sin embargo, y como la lo citaba, la F1 es algo extraordinario, y los sueldos son significativamente mayores al promedio, y si, en general se puede hacer una fortuna en este negocio. Pero tomemos en cuenta algo, a la Formula 1 a menudo se le señala como “el Gran Circo”, y además de que lo es por el espectáculo que brinda, se le denomina así por el hecho de que se viaja constantemente en un calendario que va desde febrero (para las pruebas iniciales) hasta noviembre para la última ronda del campeonato alrededor del mundo, visitando cuatro continentes y casi una veintena de países; y créame, esto no es algo sencillo ni para un ingeniero ni para ningún otro profesional.

En Twitter sigo a Xevi Pujolar (@xevipujolar), un ingeniero catalán del equipo Williams F1 y es común verlo escribir algo así como “son las 11:00 pm del día domingo de carrera, hora de tomar el avión que nos llevará de Alemania a Inglaterra” … “acabamos de llegar al aeropuerto, a descansar un poco que mañana toca regresar a la fábrica a revisar telemetría” y en otras ocasiones se van directo a la fábrica sin descanso, sino me cree lea esto del pasado 22 de abril. El personal que lleva la parte técnica, incluso los de gestión, administración y logística, llevan un horario más del ‘tipo común’ que el de una estrella del deporte, ¡vamos, en palabras claras!: mientras Jenson Button se va a andar en bicicleta por Mónaco junto con su novia modelo, los ingenieros de McLaren regresan al Technical Centre para buscar mejorar una milésima en el tiempo de los bólidos con un horario propiamente de oficina. Menuda labor entonces.

Una cosa más, nadie llega a ser ingeniero de Fórmula 1 por casualidad; prácticamente todo jefe de ingenieros, o ingeniero de carrera actual ha visto forjar su experiencia pasando por puestos más bien bajos en la escala técnica de los equipos. Por citar algún ejemplo, me viene a la cabeza Andrew Shovlin, el jefe de ingenieros en Mercedes AMG GP, es un ingeniero mecánico (BEng) egresado de la Universidad de Leeds (Inglaterra) en 1997 y que continuó con su preparación con una especialización (PhD) en control y dinámica de vehículos; ingresó al mundo de la F1 en 1998 como técnico de suspensión en British American Racing (Tyrrell en ese entonces), para pasar a trabajar con Olivier Panis en su auto del 2000, para 2004, cinco temporadas después, fue promovido a ingeniero en jefe del auto de Jenson Button, y a pesar de lograr una victoria en 2006 nada más de relevancia ocurriría. Sin embargo el éxito llegó para la temporada 2009, más de una década después de su ingreso, cuando el nativo de Liverpool logró consolidar un auto rápido y fiable para Button que lo catapultó a conseguir el título de pilotos de ese año y junto a Barrichello el campeonato por equipos.

El camino al éxito, en la ingeniería de F1, generalmente es largo y tortuoso. Pero vayamos a lo bueno, ¿cuánto gana un ingeniero de Formula 1? Depende, si buscamos en la cuenta bancaria de Adrian Newey veremos que registra un salario de millones de euros en un contrato multianual que facilmente eclipsaría a la mitad de los pilotos de la parrilla, pero momento, hablamos de un caso excepcional. Red Bull tiene dinero para tirar para arriba, no en vano, además de Red Bull Racing es dueño de Toro Rosso y mantiene un extenso programa de desarrollo de jóvenes pilotos. Así que este sería el ‘tope salarial’, porque además de estar en un equipo que le sobra el dinero, al señor Newey le sobra la experiencia y sobre todo el talento, así como alguna vez hizo campeón a Williams y a McLaren, en menos de un lustro lo logró con un equipo sin identidad en F1 y que muy pocas personas le auguraban éxito alguno en la máxima categoría, así como su auto ha sido imbatible por los últimos tres años, en su momento lo fueron los Williams y los McLaren. ¿El mejor en su clase? probablemente si, y por ello su sueldo de infarto; de ahí en fuera todo se mira hacia abajo.

Como lo mencionaba antes, la F1 es capitalista y al ingeniero exitoso le paga, y le paga bien, al recién llegado o al que poco destaca se le paga con valores muy promedio comparado a lo demandante que resulta su profesión. No hay una escala o una tabla salarial, cada ingeniero negocia su contrato y en general busca algo competitivo comparado con sus compañeros de equipo o en equipos afines. Desde mi muy particular punto de vista considero que en el área de ingeniería los mejores están o en la industria aeroespacial o en la Formula 1, así que son personas excepcionales con algo que llamaremos ‘buenos sueldos’ sin embargo no los podemos llamar ‘justos’ ni tampoco ‘equitativos’, porque nada en F1 lo es. Incluso hay casos dónde los mejores de su área trabajan por un sueldo muy bajo simplemente ‘por el privilegio de estar en F1’, y finalmente, si una persona no acepta esto como un estándar, allá afuera hay muchos que si lo harán, menuda situación.

Pero ya, hablemos de números, aproximados pero números, ¿cuánto gana un …

  • ingeniero nuevo – con poca experiencia?: de $350,000 a $600,000 (pesos mexicanos) anuales
  • ingeniero con experiencia y reconocido?: hasta $1,500,000 anuales
  • ingeniero de alto nivel con labores de dirección?: hasta $9,000,000 anuales

Y quizá uno diga “¡excelente! ¡que bien se la pasan!”, tranquilos, ¿quienes entran en la categoría final, la de los nueve millones? además de Adrian Newey: Sam Michael de McLaren, Pat Fry de Ferrari, Mike Gascoyne de Caterham y quizá alguno otro, pero nada más. De la categoría intermedia deben haber unos 20 a 40 ingenieros y todos los demás entran en la primera categoría, que es un buen sueldo, pero recuerden que todos ellos viven en Europa: Inglaterra mayoritariamente, Alemania, Italia y Francia, dónde la vida es mucho más cara que en México, sin contar impuestos, que nos harían besar a los idiotas de Hacienda por el porcentaje que representa lo que pagamos aquí en México comparado con el estándar en Europa. Así que sin son alumnos de ingeniería o ingenieros con deseos de ir a F1 cancelen la hipoteca del departamento en Mónaco y el crédito para el Bentley porque nada más no les va a alcanzar.

Pero tampoco hay que desanimarse, normalmente, de un buen trabajo lo que un ingeniero toma es experiencia, conocimientos y habilidades que pueden ser transferidos a otras áreas profesionales, así que no suena mal la idea de pasar un buen rato en F1, aprender lo que más se pueda, y entonces llevar esos conocimientos a otro lugar o ¿por qué no? poner nuestro propio negocio relacionado a la ingeniería. Por otro lado, de lo que se trata es de disfrutar lo que uno hace, y siendo ingeniero generalmente se disfruta de la profesión se esté dondé esté, y en F1 esto debe ser aún mejor.

Y finalmente ¿qué tan dificil puede ser que un mexicano llegue a F1 como ingeniero?, difícil, pero no imposible. Juan Pablo Ramírez, es el ingeniero de carrera de Kovalainen en Caterham y ha estado en F1 desde las épocas de Toyota Racing con un buen reconocimiento de los pilotos que ha tenido y de la gente con la que ha trabajado. Sin embargo es el único de la historia reciente, de ahí en fuera la mayoría de los ingenieros son británicos, porque mayoritariamente la F1 se desarrolla en ese lugar. Así que, y como en el caso de los mismos pilotos, si se desea tener una carrera como ingeniero en F1 se ha de desarrollar el conocimiento y la práctica en esos lugares.

Anuncios