La bicicleta que encontró su lugar en la historia

Raleigh Tioga - 1

En febrero de 1992 la revista especializada MTB Action cerraba un artículo sobre la Raleigh John Tomac Signature Edition diciendo: “así como el barco con el que zarpó Cristobal Colón, o los zapatos con los que Neil Armstrong pisó la luna, esta bicicleta encontrará su lugar en la historia”, y a dos décadas podemos decir que desde hace mucho tiempo lo encontró.

Esta bicicleta es una verdadera obra de arte, no sólo por su construcción y la ingeniería que existe detrás de ella, también lo es por lo que representó en su época y actualmente se constituye como todo un objeto de deseo entre fanáticos del ciclismo y coleccionistas de bicicletas de décadas pasadas. Además de todo esto, fue el instrumento que ayudó a formar la leyenda del ciclista estadounidense John Tomac durante los noventas ganando todo lo que pudo en el circuito de Cross Country principalmente en su país natal. Pero vayamos por partes, analicemos detalle a detalle la bicicleta.

John Tomac - 1

El cuadro. En toda bicicleta, de cualquier tipo, el cuadro es el elemento más importante, un buen cuadro (frame) hará que la bicicleta dure años, quizá décadas o hasta siglos, además de que en el caso de las bicicletas de competición ayuda mucho al manejo. La llamada geometría del cuadro, las formas geométricas que adopta, es algo vital para el correcto desempeño de una bici de carreras como esta. En este modelo el cuadro marcado por Raleigh USA como el John Tomac Signature Edition es uno de fibra de carbono Easton C9 adherido al triángulo principal de aluminio y al triángulo trasero de titanio fabricados por el especialista Litespeed que también provee el tubo de dirección (también hubo un número limitado hecho por Merlin y se diferencian entre si únicamente por una calcomanía amarilla en la vaina superior). En la actualidad las técnicas de construcción en carbono permiten elaborar cuadrados completos, sin embargo en esa época, hace 20 años, no era un estándar por lo que resultaba más efectivo construir los tubos del triángulo principal en este material y complementarlo con elementos metálicos como los ya citados. Esto puede sonar como algo extraño, pero en su época marcó toda una innovación y aún hoy en día es común ver cuadros de aluminio con las vainas y la tijera de carbón para ruta y MTB, o triángulo delantero en carbono y trasero en aluminio para las de downhill. Sobre la rigidez de esta inusual mezcla de materiales no se puede comparar con la que provee un cuadro de carbón actual, sin embargo para la época mejoraba por mucho los niveles impuestos por cuadros tradicionales de aluminio, titanio o acero, además de que la ligereza estaría presente en todo momento. El detalle de no pintar el cuadro, dejarlo en sus colores naturales le dio a la bicicleta el énfasis y la personalidad que le ha permitido traspasar la barrera del tiempo. Hablando de modelos, la versión original usaba gráficos (calcomanías o pegatinas) de un color azul que se degradaba, mientras que la versión de años posteriores incorporaba un color verde fluorescente mucho más atractivo. Además del origen de la parte de titanio en los cuadros, otras diferencias significativas entre los modelos radican en el uso de accesorios como los que a continuación se detallan, por ello las variaciones entre los modelos de las fotografías.

John Tomac - 22

La horquilla. Este elemento de suspensión catapultó al deporte del mountain bike a niveles insospechados tras reemplazar la clásica horquilla rígida por un modelo basculante que mejoraba el trazo en terrenos agrestes y volvía a los ciclistas unos auténticos kamikazes sobre ruedas. Para esta especial bicicleta, Tioga (fabricante norteamericano con notoria presencia en el mercado de MTB de los noventas) proveía varios elementos, entre ellos la horquilla, además patrocinaba al equipo de Tomac. Se trata de un prototipo con rebote por aire y amortiguación por aceite. El característico tono azul iba en concordancia con el resto de accesorios como manubrio, potencia y acoples. En modelos más recientes se sustituyó por una Manitou también prototipo y también hay fotografías que evidencian el uso de un modelo de Rock Shox.

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

Rines. Son unos Mavic 241 CD de 32 rayos al frente y 36 detrás. En el caso del elemento trasero cuenta con el aro lenticular de Tioga denominado Disk Drive hecho en base a kevlar y plástico, que además de proveer mejor aerodinámica al conjunto, al tener cierta flexión actuaba como elemento elástico en el eje trasero y venía a equipararse con lo que por ejemplo hoy en día hace Merida con su sistema FlexStay, una suspensión trasera en una bicicleta rígida (hardtail) por decirle de algún modo. En la época resultó tan efectivo el sistema Disk Drive de Tioga que incluso fue usado para carreras de downhill, aunque aludiendo muchos usuarios que sólo funcionaba para una bajada y que se iba directo a la basura, no lo creo tan dramático. Otro elemento característico del Disk Drive era el sonido que producía al rodar a alta velocidad, similar a lo que las ruedas de bicicletas contrarreloj hacen. Los rayos eran de DT Swiss.

Raleigh Tioga - 38

Neumáticos. Las llantas también son de Tioga y se tratan del modelo Psycho con medidas 26 x 2.0 en cara blanca que aportaba a la imagen del conjunto.

Grupo. Se usa un Shimano XTR de la época que incluye los desviadores y el cassette de 12×32. Del mismo fabricante eran los cables y las mazas. Los cambios son de SRAM en su modelo GripShift SRT-500. La cadena es de Sedis. El pedalier (crankset) de 24-36-48 es también de Tioga con unas bielas Revolver de 175 mm hechas en cromoly. Los pedales son unos Time Atac.

Raleigh Tioga - 13

Postería. El manubrio plano es un Tioga DL-2001 de 560 mm, la potencia también Tioga de 135 mm, ambos en aluminio y pintados acorde a la horquilla. Por su parte el poste del asiento era de carbono-aluminio nuevamente de Tioga. Los acoples (extensiones de manubrio) son unas Tioga Powerstuds en aluminio.

Raleigh Tioga - 12

Dirección. La venerable Tioga Alchemy para cerrar todo el conjunto acorde con el patrocinador principal del equipo.

Raleigh Tioga - 17

Asiento y grips. El asiento es de Selle Italia en su mítico modelo Flite con los rieles de titanio, mientras que los grips son unos Tomac Attack de ODI.

Raleigh Tioga - 37

Frenos. Manufacturados por Grafton Performance utiliza un sistema de catilever (como el de las bicicletas actuales de ciclocross) en magnesio con su respectiva zapata Dia-Compe. Las palancas de accionamiento son de aluminio con unas curiosas terminales de goma que ayudaban a la correcta activación con los dedos, el sistema es mecánico accionado por cable.

Raleigh Tioga - 14

 Con materiales que van desde el carbono, pasando por aluminio y terminando con el titanio es fácil determinar que, pese a su año de fabricación, mantenga un peso de entre 11 y 12 kg, algo promedio actualmente, pero notorio hace un par de décadas. Se trata de una bicicleta que marcó época y que en ese lejano 1993 mantenía un precio verdaderamente de infarto que rondaba los $ 4,000 – 6,000 USD que bien pueden ser equiparables a los $ 15,000 – 20,000 que valen las bicicletas actuales de competencia. En foros especializados en el tema se pueden ver cuadros y bicicletas completas de este modelo en perfecto estado, incluso hay un modelo de un personaje español que advierte que todo el equipamiento es NOS (new old stuff) lo que hace alusión que pese a que muchas piezas dejaron de ser fabricadas hace años él las conservó completamente sin utilizar (incluso en su caja original) hasta que se armó la bicicleta hace un par de años. Se menciona que allá afuera deben existir cerca de 80 (70 Litespeed – 10 Merlin) modelos de este tipo, su producción fue muy limitada como lo demanda su estirpe, por lo que su precio en el mercado debe estar a la par de modelos de alta gama 2013, agreguemos que ya en su año de fabricación estaba llamada a ser una pieza para la historia.

Raleigh Tioga - 18

Pero más allá del valor económico de una pieza como esta, el detalle pasa por el valor histórico, no son pocos los que comparan el tener una bicicleta como esta en buen estado con tener un Picasso o un Van Gogh en casa, una obra de arte tal cual. Y aquí surge la discusión, si uno se consigue una bicicleta así en perfecto estado ¿se debe sacar a rodar o no? Algunos dicen que no, que debe estar colgada en la pared, pero ¿acaso no se ha hecho para rodar toda bicicleta sobre la faz de la Tierra?, aunque todos nos caemos eventualmente y ¿soportaríamos un rayón al cuadro o peor aun una fisura? El dueño español de esta maquina sostiene que la tiene como pieza de exhibición pero que también la saca al monte para que se ensucie cuidandola al máximo. Aunque cuenta que en una salida a una reunión de ciclistas dejó parada esta máquina y un niño que corría jugando cerca de ella se atoró con su chamarra en la extensión del manubrio tirando la bicicleta al suelo y causándole raspones a la misma extensión y a la biela del pedal, daños menores que al final de cuentas no afectan pero si demeritan la imagen general de la bici ¡vaya momento que ha de haber pasado el tipo este!

Raleigh Tioga - 11

A mí no me tocó del todo esta época, era yo un niño cuando esta bicicleta destrozaba los caminos, sin embargo allá por 1999, cuando ya estaba yo sumergido en todo esto del MTB un compañero de la escuela me mostró una revista especializada en bicicletas de Estados Unidos y leí un reportaje que hacían sobre John Tomac, al que no dudaban en llamarlo leyenda. Aquí cabe hacer mención de que además de buen ciclista, era polivalente puesto que igual triunfó en XCO como en ruta y downhill, ¿se imaginan a Jaroslav Kulhavy dominando la ruta y el descenso a destajo en estos años actuales? Y ahí estaba esta bicicleta, sólo que tenía un manubrio con sistema de frenos y cambios de ruta, algo que me parecían extraño, pero que según el propio Tomac le daba ventaja sobre sus rivales. Esta fue entonces, quizá la primer bici de fibra de carbono de la que tuve conocimiento, hasta ese entonces pensaba que el exótico material solo se usaba en la industria aeroespacial y en los autos de carreras.

Si bien soy fanático de la alta tecnología, y toda alta tecnología por omisión es actual, esta bicicleta me parece algo realmente destacable, porque pese a su desfase de dos décadas sigue luciendo como un arma de destrucción masiva, voy a intentar que mis actuales bicicletas se conserven en buen estado para poderlas disfrutar dentro de dos décadas. ¿Conseguir una de estas? imposible, pero barajo la posibilidad de intentar en un futuro próximo hacer una réplica de la misma con algún cuadro antiguo y pintarlo en color titanio para agregarle calcomanías tipo carbono en los respectivos tubos del cuadro. En México es fácil y barato conseguir las respectivas piezas de esa época, no de la misma calidad, si con la misma forma y estilo, sería cuestión de pintarlas acorde al caso y en función del resultado colocarle algunas calcomanías de Tioga. He encontrado un sitio web que vende la réplica del Disk Drive a un precio muy contenido. Si lo intento lo contaré en este mismo sitio, se los prometo.

Raleigh Tioga - 2

Fotografías tomadas de:

Foro MTB propiedad de Daniel Mochuelo

RetroBike propiedad de John Atkins

Anuncios