Las apariencias

time

No sé si tenga talento, no se si tenga un don especial, no se si sea inteligente … pero si sé algo sobre mí: siempre hago mi mejor esfuerzo para que las cosas sucedan (si realmente me importan que sucedan). Todos los días aplico el clásico “si quieres estar adelante, entonces trabaja como si estuvieras detrás”, incluso una persona que admiro mucho y que fue mi jefe directo por muchos años me catalogaba como una persona de sacrificio, al que las cosas no le cobran el necesario sentido hasta que le ha costado lo suficiente lograrlo. Tal cual, si alguien me preguntara “¿cuál su tu principal virtud?” mi respuesta sería “trabajo duro, de forma inteligente, todos los días”. Y esto lo llevo a todos los puntos dónde pueda hacerlo: trato de nunca faltar a mis empleos o compromisos, pase lo que pase; siempre llego puntual … pero he descubierto, creo que un poco tarde, que el problema de ser demasiado puntual es que la gente termina pensando que uno no tiene nada más importante que hacer. En sentido figurado, una analogía pues. Y eso lo podríamos llevar a otros contextos, triste pero cierto.

Anuncios