SRAM Red 22 Wireless ¿realmente lo necesitamos?

1.1

En esto de los grupos de cambio electrónicos ya llevamos tiempo y kilómetros recorridos, Shimano es líder al respecto con su Dura Ace Di2 para fines profesionales, Ultegra Di2 de uso competitivo y hasta el Alfine Di2 para uso general; sin embargo Campagnolo no se queda atrás y su sistema Super Record 11 EPS es referente en el pelotón internacional. Esto ya es tan común en la alta gama que incluso los fabricantes ya preparan sus cuadros para recibir sin mayores inconvenientes estos sistemas de transmisión y su sistema de alimentación de energía. En general son objetos de deseo, aún a precios prohibitivos pero que están al alcance de quien pueda pagarlo. Pero en este tenor de ideas había un fabricante que se había quedado rezagado: el todopoderoso SRAM.

Dennis_Cervelo_R5CA-5-970x646Desviador trasero electrónico Shimano Dura Ace

El fabricante norteamericano con sede en Chicago es referencia en el mundo de las dos ruedas, además de fabricar renombrados grupos de transmisión tanto para ruta (Red) como para montaña (XX) es propietario de otras marcas importantes del ciclismo como Rockshox (horquillas y suspensiones), Avid (frenos), Zipp (ruedas y postes), Truative (transmisión) y Quarq (medidores de potencia). Pero en cuestiones de sistemas electrónicos venía un paso atrás de sus competidores japoneses e italianos.

El pasado día domingo en correspondencia con la inauguración de la novena edición del Tour de California, Logan VonBoeckel (editor del portal Velonews) captó los primeros prototipos funcionales de pruebas de lo que presumiblemente será el sistema SRAM Red 22 Electronic, o como quiera que se le nombre. Este sistema equipaba a las Trek Madone del equipo norteamericano Bissell propiedad de Axel Merckx y pese a tener cinta aislante para cubrir los logotipos deja muy en claro que se trata de la apuesta de SRAM para los sistemas de alta gama.

3.2

Desviador delantero inalámbrico, si nota con detalle observará el logo “Red” difuminado

Fue tal la conmoción que causó dicho sistema que hasta el mismísimo Tom Boonen (Omega Pharma – Quickstep) se dio una vueltecita por el stand del Bissell Cycling Team para ver (y tocar) dichos cambios.

5.5

Y entonces aquí surge la duda ¿por qué el equipo Bissell y no el Tinkoff Saxo o el mismo Omega Pharma – Quickstep de Boonen? desde mi punto de vista, la respuesta es simple: es un prototipo aún en fase de desarrollo y como tal puede fallar, y de que le falle a un joven desconocido del Bissell a que le falle a Cavendish, a Boonen o a Sagan, mil veces preferible (por marketing) que le falle a los jóvenes de desarrollo. SRAM sostiene que lo prueban los jóvenes del Bissell y no los pro europeos porque “es más fácil que acepten el cambio que los ciclistas de más años”. Argumento que me parece un tanto ilógico, más si vemos la inquietud despertada en Boonen por ejemplo, aunque en cierto modo entendible porque por ejemplo Cancellara es uno de los pro de la vieja escuela que no usan el cambio electrónico porque simplemente no les agrada.

Regresando al cambio electrónico, tras el fiasco de los frenos hidráulicos que SRAM protagonizó a inicios de año dónde mandó a traer (recall) a todos los sistemas hidráulicos en el mercado, debían hacer las cosas bien esta vez y sobretodo hacer algo realmente destacable, y lo hicieron. Según varios sitios web especializados estamos frente a un sistema inalámbrico, incluso varios ciclistas ya lo han confirmado, siendo ellos mismos los que han dicho que no sienten diferencia alguna con los sistemas “cableados”, sean mecánicos o electrónicos. De cualquier manera, nuevamente desde mi punto de vista, estamos frente a una verdadera revolución en las bicicletas, al menos de alta gama.

Si bien esto de los cambios electrónicos no es algo realmente novedoso, el hecho de que SRAM haya ido un paso más allá y hacerlo inalámbricos creo que será el detonador de una nueva generación de componentes no solamente inalámbricos sino ahora también “inteligentes”. Entonces ¿realmente necesita el mercado un sistema de cambios electrónicos inalámbricos? la respuesta es sí, porque en definitiva obligará a todos los fabricantes a llevar más lejos sus límites. Si bien Shimano ya había estado probando con esta tecnología inalámbrica , el hecho de que SRAM lo haya montado primero en un evento oficial los vuelve a poner en la palestra del ciclismo de alto nivel.

¿Y cómo funciona? según un sitio especializado, SRAM ha patentado una tecnología que se basa en el siguiente diagrama a bloques:

sram-electronic-drivetrain-patents-wd-schematic-bikerumor-600x184

Bueno, ¿y que sigue? pues el futuro pasa por el aire, es decir por lo inalámbrico, aunque ciertamente el único beneficio real consistiría en el ahorro de los cables (electrónicos o mecánicos) lo que volvería más complejo el sistema y con ellos más susceptible a fallos inesperados, amén del incremento de peso. Nuevamente la gran ventaja que aporta este sistema es la apertura de opciones enfocadas hacia volver inteligente el sistema, es decir que exista autorregulación, como cuando Fox Shox sacó su horquilla (y posteriores amortiguadores) que se bloquea electrónicamente y se planteaba la opción de incorporar programas de control electrónicos que prepararán al sistema de amortiguación de manera automática ante las variaciones del terreno, aunque esto mataría la esencia del ciclismo, algo similar a lo que ocurrió con los autos de Fórmula 1 a inicio de los noventas. Yo ni me inmuto, nunca me alcanzará el dinero (ni las piernas) para tener uno de ellos. Pero en lo que esos tiempos llegan, disfrute de los siguientes vídeos de este sistema inalámbrico de SRAM:

Anuncios