El gusto por lo clásico siempre tendrá futuro

5zGzLG5

Hace ya varios años escribía sobre cómo los diseñadores automotrices se empeñan en revivir viejas glorias de las marcas, citando como ejemplos evidentes a Volkswagen con su Beetle, Mini con el Cooper, Chevrolet con el Camaro, Dodge con el Challenger y claro, Ford con su Mustang y el GT, réplica casi intacta del GT40. En ese entonces recriminaba a las armadoras el hecho de no atreverse a cosas nuevas, y buscar en lo clásico la inspiración para sus autos actuales. Por el contrario le aplaudia a marcas como Citroen, Renault, Nissan y Toyota, atreverse a diseños radicales, que si bien costaría trabajo en digerir, en un futuro próximo serían los nuevos clásicos. Pero no me malentiendan, amo lo clásico, lo vintage dirían algunos. Soy un fanático de esos diseños que rompen la barrera del tiempo y perduran a través de los años. Si bien el pasado nunca tendrá futuro, el gusto por el pasado siempre me cautivará.

Y esto mismo lo podemos trasladar a las bicicletas, adoro las líneas de la nueva S3 de Cervélo, así como la geometría de la Tarmac McLaren de Specialized, y qué decir del diseño de la S-Works Epic o la Scott Scale de Schurter. Pero las bicicletas que en realidad me vuelan la tapa de los sesos, al menos por estos días, son las retro, esas bicicletas de montaña construídas en la década de los noventas que actualmente se han convertido en objetos de culto y deseo. Seguramente esto tiene que ver con el hecho que mi infancia transcurrió en esa década justamente y por ende, hoy a 20 años de distancia todo luce distinto. La semana pasada un buen amigo me cuestionaba desde cuando hacía yo bicicleta formalmente. Y fui imposible no traer a mi mente la primera vez que rodé una bicicleta y la consiguiente caída. Como dicen por ahí: todo tiempo pasado fue mejor.

Cuando allá a finales de los noventas me obsesioné (no de la forma actual que lo hago) con el ciclismo, las bicicletas de montaña eran mi fascinación. Yo rodaba algo sencillo pero para nada discreto, y cómo no, pasaba horas viendo revistas sobre las bicicletas que usaban los profesionales en aquellas épocas. Hoy en día visito con relativa frecuencia dos portales especializados en bicicletas clásicas: RetroBike.co.uk y foroMTB.com/BicisClasicas. Puedo pasar horas frente al monitor de mi computadora deleitandome con esas bicicletas originales o reconstruídas y cada vez más barajo la idea de armarme algo así.

Para finalizar esta breve entrada me gustaría dejarles algunas obras de arte que he encontrado hoy y que confirmar mi teoría de que “viejitas pero bonitas”, disfrútenlas:

HLF02

Las Klein Attitude siempre con un color que encantaban y encantan aún

img-7932-rsz-1058093Una Cannondale F2000 de carbono con su horquilla Fatty

Answer-Manitou

Una Answer de Manitou con doble suspensión

IM000082.JPG

Una Raleigh con preciosos neumáticos

GT LTS '96-2

La GT que marcó tendencias en diseño, ni que decir de sus ruedas Spin

Litespeed-UnicoiLitespeed, los genios del titanio

Klein Attitude - 1

Otra Klein Attitude

Merlin - 1

Una Marin con una combinación genial de colores

Trek 9.9 OCLV VW - 2

La Trek de carbón cuando Volkswagen patrocinaba al equipo

Y ¿mis favoritas? directo del mundo de la competición:

DSCN0293

La Specialized M2 Team Edition de 1993 que usó Ned Overend

Raleigh Tioga - 1

Y por supuesto: la Raleigh John Tomac Signature de 1994

Por cierto, si les sobran $70,000 pesos mexicanos la pueden comprar en eBay: http://www.ebay.com/itm/181493274515

Anuncios