La F3000 mexicana

Portada

Corrían los años noventa, a mitad de dicha década yo era un niño realmente obsesionado con las carreras de automóviles. Principalmente seguía a la Formula 1, WRC y la IndyCar. En México no existía realmente algún campeonato que me llamara la atención. Había algo equivalente a una Formula 3 Mexicana, pero el nivel era paupérrimo pese a existir algunos pilotos de renombre como Adrián Fernández, Derek Higgins, Carlos Guerrero y Alfonso Toledano. El hecho de que no hubiera un buen nivel en México no se derivaba directamente de la calidad de los pilotos ni tampoco del interés de los patrocinadores. El verdadero problema radicaba (¿radica aún?) en los conflictos entre promotores que no permitían unificar una categoría dónde se concentrara el talento y los esfuerzos. Basta con recordar que en alguna época hubo una Fórmula 3 Mexicana y otra Fórmula 3 Internacional, respaldadas por marcas contrarias de tabacaleras, al más puro estilo de los noventas y con promotores que se descalificaban unos a otros.

Sin embargo en 1996 se dio una noticia realmente relevante: la instauración en México de la F3000. La F3000 fue una categoría diseñada por la FIA a mediados de los ochentas para ser el escalón previo a la Formula 1 y el nivel superior a las múltiples Formula 3 del mundo. Hoy en día el concepto no existe, pero vendría a ser el equivalente a la actual GP2 europea. Dado el éxito del serial y la promesa de llevar jóvenes talentos a la F1, la F3000 prosperó en varias partes del mundo a finales de los ochentas y principios de los noventas. Hubo un serial británico, uno europeo, otro norteamericano (predecesor de la Indy Lights), uno más australiano (la Formula Holden) y hasta uno japonés (la Formula Nippon que aún existe y con mucho éxito). Sin embargo el más exitoso fue la International F3000.

La llamada Fórmula 3000 Internacional (directa antecesora de la GP2) fue lo más cercano en términos de tecnología, presupuesto, calidad y equipos a la F1 desde 1988 hasta 2004. Basta con revisar algunos de los nombres que aparecen en la lista de campeones: Roberto Moreno, Jean Alesi, Christian Fittipaldi, Olivier Panis, Juan Pablo Montoya, Nick Heidfeld y Sebastian Bourdais por citar a algunos. Y con ello el nivel de la tecnología estaba a la par. Chasis manufacturados por Lola y Reynard, entre los más destacados, amén de varios motoristas como Mugen – Honda y Cosworth propulsando el serial, incluso se rumoreó fuertemente que existía una planta motriz de Lamborghini lista para operar. Las especificaciones eran motores V8 con 3000 cc de elevadas prestaciones, con un chasis sumamente afinado y unos neumáticos estandarizados.

La llegada de la F3000 a México se hacía en base a la adquisición de varios chasis Lola en el modelo T96/70, exactamente el mismo utilizado en Europa según lo que decía el promotor, con el elevado costo que eso conllevaba, aunque en realidad se trataba de un chasis diferente para adaptar otros neumáticos y planta motriz. El serial se inauguró ya tarde en el año, 29 de septiembre de 1996 en el autódromo de Monterrey con una carrera a 35 vueltas y 110 km de distancia pactada. Continuó el 20 de octubre en San Luis Potosí, Zacatecas el10 de noviembre, para finalizar el 1o. de diciembre en un magno evento celebrado en el Autódromo Hermanos Rodríguez de la Ciudad de México. Los cuatro ganadores fueron Rafael Martínez, Derek Higgins, Mario Domínguez y Jaime Cordero (lo reto aficionado del deporte motor mexicano a que recuerde quién era este piloto). Al final se coronó el mismo Cordero al obtener nueve puntos de ventaja sobre el irlandés Higgins.

El campeonato empezó tarde porque no era un proyecto bien fundamentado, pese a tener el apoyo de grandes marcas como Marlboro, Herdez, Quaker State, GoodYear y Tecate, no tenía el respaldo necesario. La planta motriz era una Chrysler V6, que realmente estaba muy por debajo de lo esperado en un serial con la etiqueta de F3000. Incluso varios conocedores del medio tachaban a este motor como una mala broma por parte de la organización, aunque ciertamente les permitía a los equipos mantener bajos sus presupuestos a costa de un pobre desempeño.

Entonces llegaría 1997, el año llamado a ser el de la consolidación de la F3000 Mexicana. Doce fechas pactadas del 9 de marzo al 16 de noviembre, empezando en Monterrey y concluyendo en la Ciudad de México. La lista de inscritos incluía a Jimmy Morales, los hermanos Goeters y Contreras, al “Platanito” Martínez, Domínguez, Higgins, Cordero, Rubén García – Novoa y Freddy Van Buuren entre los más destacados. Todo estaba servido para que se diera uno de los campeonatos más competitivos de la historia en Latinoamérica.

Al final de cuentas sólo se disputaron nueve de las doce fechas pactadas viendo coronarse a la leyenda Jimmy Morales, quedando nuevamente segundo Derek Higgins y Mario Domínguez completando el pódium final. Y ahí terminó la historia. Los elevados costos de mantener y operar este tipo de autos hicieron que el serial desapareciera finalmente y tras sólo 13 carreras en un periodo de año y medio. Varios chasis fueron vendidos a Estados Unidos y algunos más regresados a Europa, pero marcas como Herdez y Quaker State mantuvieron los suyos para fines promocionales. Aún recuerdo esa tarde de domingo del mes de septiembre de 1998 cuando tuve la oportunidad de subirme al F3000 propiedad de Herdez, uno de los mejores momentos de mi adolescencia, sin lugar a dudas. Recordar es vivir, y todos queremos vivir más. Un hermoso, aunque fugaz capítulo del mejor automovilismo mexicano.

01

02

Anuncios