Falsificaciones en bicicletas

Pinarello-Dogma-F8-2015-2

Hace un par de años en una carrera de bicicletas de ruta pude observar a lo lejos una fastuosa Pinarello Dogma (de primera generación), fue fácil distinguirla a la distancia debido a la particular forma de su tijera y a la prácticamente inconfundible geometría asimétrica muy característica de la firma italiana. Me sorprendió verle, porque pese a que había otros muy buenos ejemplares (varias Specialized Tarmac y alguna S-Works, una Scott Addict, un par de Madone antiguas de Trek, etc.) una Dogma siempre resulta complicado de encontrar y más en la combinación de colores que portaba: carbón natural con laca transperente y los logotipos en negro mate.

Me acerqué después de la carrera al dueño de la bicicleta italiana, sin querer sonar clasista (cosa que definitivamente no soy), la persona no parecía tener la capacidad económica para comprar algo así, y la sorpresa fue mayor al ver los componentes que equipaban a la Dogma: desviadores, frenos y multiplicación Tiagra, duales 105, todo de Shimano; un asiento Velo, postería en aluminio de Orbea y un par de ruedas Alexrims. Por mi mente pasó el pensamiento de ¿quién demonios equipa una Pinarello de alta gama con componentes más bien de gama baja y en el mejor de los casos intermedia? Bueno, seguramente era para lo que le alcazaba tras haberse hecho del cuadro y sería cuestión de tiempo para mejorarla.

Un año más tarde me volví a topar con el dueño y pude observar con mucho más detenimiento el modelo para caer en más asombro. El cuadro estaba verdaremente deteriorado: muy opaco en casi un 90% de su superficie y claramente se veía que había perdido la capa de pintura transparente en el tubo superior. Pero nada comparable al hecho de que el logotipo de Pinarello en el tubo diagonal se estaba desprendiendo debido a que era una calcomanía de vinil. Me acerqué a esa persona y le cuestioné sobre dónde había conseguido su cuadro, a lo que me respondió: “con un amigo, te trae el que quieras por $10,000 MXN (unos $680 USD al tipo de cambio actual)”. ¿En serio? ¿puedo comprar cualquier cuadro de Pinarello con todo y su característica tijera por menos de lo que costó mi bicicleta completa de aluminio?

Algo definitivamente no cuadraba ahí. O el tipo no me dio la información correctamente o simplemente estaba en drogas. La respuesta al misterio vino un par de semanas después. Durante un paseo en bicicleta pude observar otra Pinarello, pero esta vez una Dogma Think2 con ruedas Shimano C50. Nuevamente los demás componentes no correspondían a una bicicleta del calibre de la marca italiana. Le pregunté a una persona que me acompañanaba experta en estos temas y la respuesta fue simple: ni el cuadro ni las ruedas son originales, se trata de copias chinas.

Sorprendido y al regreso a casa me puse a indagar el tema. En sitios como eBay, Mercado Libre, Groups de Facebook y portales específicos como CarbonZone venden estos modelos bajo el título de “genéricos”, “réplicas”, “modelos chinos”. ¿Genéricos? ¿acaso son medicamentos?; ¿réplicas? según yo una réplica es lo siguiente: supongamos que Specialized le hace una bici especial a Alberto Contador celebrando el título conseguido en la Vuelta a España, digamos en un color rojo y con un acabado especial, si la marca californiana se decide a hacer el modelo a gran escala para los consumidores entonces cada uno de esos ejemplares serían una réplica de la bici de Contador.

Ahora bien, ¿modelos chinos?, bueno, pues desde Specialized, pasando por Trek, Cannondale, Merida y hasta Cervélo hacen sus cuadros en oriente, igual que el 95% de los productos de consumo de este mundo globalizado y capitalista, reducción de costos, dicen los que saben. Llamémos a las cosas por su nombre: estos cuadros son falsificaciones, copias ilegales de modelos con éxito comercial. Ahora sé que prácticamente ninguna marca queda exenta de estas falsificaciones. Hace unos meses cotizaba un conjunto manubrio – potencia sólo para descubrir un modelo 3T (de carbón) por el mismo precio que una versión Bontrager de alumninio 7071. Estas copias se han expandido a ruedas, postes, pedales y vaya a usted a saber a qué otros componentes.

¿Cómo puede ocurrir esto? pues de la misma manera en que ocurre con los teléfonos celulares, las gafas de sol, los zapatos deportivos o todo aquello que uno imagine. Una marca de renombre tiene éxito comercial con alguno de sus productos y desde China nos llega su copia a un precio realmente atractivo y con una apariencia, que en algunos casos sería imposible de detectar el fraude. Nunca me he puesto a indagar en el tema, pero la legislación china debe de algún modo propociar, no digamos alentar, esta situación. Pero, finalmente, “todo” está hecho en China … ¿o no? Sí, claro, pero hay diferencias, no es lo mismo una MacBook hecha en Taiwan a una Acer hecha en el mismo lugar. Control de calidad diría mi padre. De cualquier manera, esta es la razón por la cual hoy en día se valora tanto un producto manufacturado lejos de China, por ejemplo la MacPro hecha en E.U.A., las Trek hechas en Waterloo, Wisconsin, la R5ca / Rca de Cervélo producidas en California o bien mis modestas bicicletas hechas en México, orgullosamente.

Y estas falsificaciones ¿son un problema? definitivamente sí. Piense esto: Pinarello gastó una fortuna desarrollando su novísima Dogma F8, sí, esa bicicleta aero presentada antes del Tour de France del 2014 trabajada en colaboración con Jaguar Cars. Pagó ingenieros, técnicos, aerodinamistas; rentó un tunel de viento para probarla y finalmente lleva invirtiendo varios millones de dólares desde 2010 patrocinando al Team Sky de Chris Froome y Bradley Wiggins para su prueba in situ en las competencias más prestiosas alrededor del globo, y luego ¡bang! algunos cabrones en China toman el molde y fabrican el modelo, lo comercializan a un bajo precio y reciben todas las ganacias posibles dado que no inviertieron en investigación y desarrollo, ni mucho menos en mercadotecnia ni promoción. Un auténtico robo en despoblado para las marcas.

En un foro especialziado leí “las marcas no hacen nada al respecto porque finalmente son promoción para sus modelos”, la cosa más estúpida del mundo. Yo considero que entre más crezca esta práctica mayor impacto negativo tendrá en los fabricantes. ¿Algo como lo que ocurre con la música y las películas? umm, bueno, yo tengo ideas divergentes al respecto. Porque con esto de los discos de música yo creo fielmente que el artista y la discográfica fácilmente recuperan las pérdidas con las presentaciones en vivo, el merchandising y todo lo que engloba a un artista en estos días. Marcas como Pinarello dificilmente pueden recuperar dichas pérdidas.

1-IMG_7290

Y ¿qué hay de nosotros, los consumidores? bueno, a primera vista es algo positivo. Una Cervélo S5 VWD se consigue en México por unos $125,000 MXN ($8,500 USD) con Ultegra, postería 3T y ruedas HED, la bici de mis sueños más osados. En estos días me dí a la tarea de cotizar en línea en cuánto quedaría la factura final de una falisificación con componentes más acorde a lo que yo suelo rodar. En un sitio chino me ofrecían un cuadro S5 VWD en talla 54 con un esquema de pintura algo diferente a la original: el logotipo de Cervélo algo más pequeño y los colores invertidos para el logo de S5, pero según la persona que contacté todos los gráficos estaban bajo – barníz, es decir no tenía calcomanías (pegantinas) de vinil como la Dogma que comenté anteriormente. La tijera no lucía como la original pero garantizan que es full-carbon, y por el precio incluyen el poste del asiento, tazas de dirección y tornillos.

Ahí mismo coticé unas ruedas clinchers de perfil intermedio, algo similar a las ZIPP 303 Firestrike, completamente armadas con vaya usted a saber qué mazas; también solicité el precio de la potencia y manubrio, me ofrecieron los modelos de 3T y Full Speed Ahead (FSA), me decanté por el modelo aerodinámico de la 3T. Finalmente fui por el asiento: habían modelos comparables a varias marcas como Fizik, Selle San Marco, Selle Italia, por citar algunas, agregué a “mi carrito de compras” virtual una falsificación full-carbon del S-Works Romin de Specialized. La suma total con “envío grátis a cualquier parte del mundo” (lo que sea que esto signifique) fue de $1,899 USD, lo que equivale a $28,000 MXN. En Facebook Groups un tipo de Guadajara me ofrecía algo similar por $40,000 MXN, quiero suponer que esto garantiza que todo lo comprado me llega a la puerta de mi casa en menos de un mes, porque por el precio del sitio web dudo mucho que pase la aduana sin problemas. Aunque en este precio va la comisión del vendedor, porque es obvio que este tipo no es la beneficiencia pública y algo se debe llevar de ganancia. Al final del día no compré ninguna de las dos.

De cualquier forma, supongamos un precio de $35,000 MXN ($2,400 USD) pagando impuestos e importación; tenemos una Cervélo S5 con tijera y poste de asiento, unas ruedas de carbón aerodinámicas, postería y asiento. ¿Qué faltaría? el grupo de transmisión y frenos, propongamos un Shimano 105 completo, no necesito el Ultegra ni mucho menos un Dura-Ace; unos neumáticos, me agradan los Continental Gatorskin; una cinta de manubrio y porta-ánforas Bontrager; unos pedales también 105, creo que con todo esto tenemos una bici por mucho menos de $50,000 MXN. ¡Qué diferencia con la original! Sí claro, pero no es original. Aunque difícilmente alguien lo llegaría a notar, sólo tus amiguitos más radicales sabrían del fraude.

9353414475_9346a66bfa_b

Entonces ¿qué hay de malo en todo esto? la calidad del producto y de maufactura, y en esto del carbono para bicicletas es algo muy importante. No entraré en detalles muy técnicos pero pondré un ejemplo básico: un cuadro R5 “normalito” de Cervélo debe rondar los $4,500 USD, pero el Rca vale casi $11,000 y es idéntico en geometría, ¡vamos es un Serie R de Cervélo! ¿dónde están los $5,500 USD de diferencia? primero en el tipo de carbón de altísima calidad para el Rca, también en la resina utilizada, y claro, en el proceso de elaboración. Entonces ahora imagine las diferencias que deben existir entre un cuadro de $800 USD y uno de más de $4,000 USD.

Y esto ¿realmente lo nota el usuario común? yo creo que no. Para un ciclista aficionado promedio (aquél que rueda unos 200 km máximo a la semana y que corre cada día de San Plátano Mártir para quedar décimo o peor en la categoría máster 30) no debe haber una gran diferencia entre rodar la S5 original y su falsificación. El usuario experto (no profesional, sólo semi-pro o un die-hard fan) seguro que sí lo notará aunque dudo que le afecte, finalmente como siempre lo digo: “es el indio, no la flecha”. Déjeme le pongo un ejemplo. El campeonato MTB regional de la zona dónde vivo, lo ganó un tipo con una 29er falsificación de una Niner por encima de gente que rodaba Trek Superfly, S-Works Stumpjumper y Epic originales, por citar algunos ejemplos. Sólo advierta el nivel competitivo de la región dónde vivo, el mejor no haría un Top 25 a nivel nacional … y el mejor mexicano no hace un Top 25 a nivel Copa del Mundo. Le digo, en un usuario promedio no hay diferencias.

Pero el tiempo y las condiciones ambientales seguro sí causarán estragos en una bicicleta falsificada. He visto un par de Tarmac (originales) anteriores al 2010 con toda la laca transparente cuarteada por su exposición contínua al Sol, entonces, en un par de años nuestra S5 falsa se vería todavía peor, téngalo por seguro. Finalmente, si usted es seguidor de las carreras de ciclismo de ruta habrá notado que el grueso del pelotón usa manubrios y potencias de aluminio en lugar de carbón. Según varios mecánicos de equipos World Tour entrevistados por GCN alegan que la predilección del aluminio sobre el carbón se basa en seguridad más allá de cumplir el límite de peso establecido por la UCI, en una caída siempre el metal resistirá mejor, y ya no hablemos de qué le pasará al carbón de baja calidad empleado en estas falsificaciones.

pinarello-broken

Y en esto de la seguridad al rodar sí hay que tomarse las cosas en serio. Una fractura en la estructura del cuadro, de la tijera o de la postería es algo que puede causar un accidente mayor. En el aluminio se nota fácilmente, en el carbón es gradual (degenerativo), empieza como algo menor y de pronto colapsa sin el mayor aviso. Si uno suele rodar cuesta abajo a 80 km/h dígame si le confiaría su vida a una bicicleta falsificada que vale una fracción de lo que cuestan las “buenas” bicicletas. Pero no seámos tan fatalistas. Simplemente supongamos que nuestro desviador trasero está mal ajustado, hacemos un cambio al piñón de 11 dientes y la cadena salta hacia el cuadro golpeando nuestra vaina, no hay garantías en cuadros falsificados, digan lo que digan los fabricantes, vendedores o promotores. Así que nuevamente uno toma la decisión.

Ya para terminar, yo veo toda esta situación como algo muy negativo para la industria, pero finalmente propiciado por los precios de infarto propuestos por las grandes marcas, ¿cuándo en la vida un ciclista de clase trabajadora podría comprarse una bicicleta que fácilmente se equipara al precio de un auto subcompacto? Visto en esta prespectiva no suena tan mal, si alguien realmente quiere una bicicleta de carbón y no le alcanza para adquirir los modelos de alta gama siempre tendrá esta opción. Por ejemplo ¿yo me compraría eventualmente la Cervélo S5 VWD falsa que coticé? si me sobrara el dinero planteado, es decir, si tuviera el efectivo quemándome los bolsillos, probablemente sí tomaría como una opción a dicha bicicleta, considerando que no compito actualmente y que difícilmente llego a los 5,000 km rodados al año, pero antes la pondría en la balanza contra opciones originales como una Cannondale CAAD10 105 (de aluminio) o bien como la Cervélo S2.

¿Usted se compraría una? o mejor aún ¿tiene una? platíquenos su experiencia en los comentarios de abajo.

Videos

1. Gerard Vroomen (fundador de Cervélo) nos explica esto del carbono en bicicletas:

2. Una falsificación de la Pinarello:

La serie completa: Falsificaciones en bicicletas de fibra de carbón

Anuncios