Versatilidad

Cinelli-Mash-Work

Recientemente platicaba en un grupo de trabajo un consejo que alguien me dio hace más de década y media: “tu talento no sirve de nada sin trabajo duro y constante”; pero desafortunadamente talento y esfuerzo no son suficientes en esta vida para tener éxito.

Alguien me preguntaba hace años en medio del mayor éxito profesional que he vivido: -“¿qué se necesita para hacer que las cosas pasen?”, mi respuesta fue sencilla: -“ensuciarte las manos”, pero esa respuesta englobaba muchas más situaciones que ese mundano concepto de trabajar.

Yo considero, desde una óptica muy personal, que una cualidad muy necesaria para tener éxito (profesional o incluso personal) pasa por ser una persona versátil, un “todo-terreno” de la vida; alguien que se adapte efectivamente a las situaciones cambiantes.

Algunos dicen que si “intentas ser bueno en todo, terminas siendo malo en la mayoría”; puede ser, pero en 10 años trabajando en la industria yo me quedé con otra percepción.

Esta versatilidad te hace una persona dispuesta al cambio, entender que la mierda va a pasar (tarde o temprano) y estar preparado para ello. Esta cualidad te permite un día ser el jefe disciplinado que ejecuta órdenes y al día siguiente el líder inspirador que hace que las cosas simplemente pasen.

Y todo este pensamiento me vino tras saber que la Cinelli Mash Work, desarrollada por el equipo californiano y particularmente por Chas Christiansen, va a producción limitada a partir de abril. No serán pocos los que exclamen “¡¿875 dólares por un cuadro de bicicleta de acero y sin pintar?!”. La belleza pasa más por la funcionalidad que por la forma.

La Mash Work es una plataforma diseñada para cubrir un amplio aspecto de necesidades. Chas, la mente maestra detrás del proyecto, corre Alleycats, Critériums y pruebas de Cyclocross, además de ser bicimensajero en las calles de San Francisco. Así que esta bicicleta fue creada para cumplir todas esas tareas.

Al ser completamente de acero, Columbus por supuesto, es una bici de peso contenido pero de duración sobresaliente, resistencia ante todo. Finalmente, la bicicleta se mantiene sin pintar (sólo su laca de transparente para protección), dejando al descubierto sus soldaduras, para crear un rasgo de personalidad único derivado del calor aplicado al unir las diversas partes de metal.

Les aseguro que esta obra de arte va a durar muchos más años y dará mucho mejor servicio que muchas de las “reinas de belleza” de carbón o aluminio que allá afuera abundan. Esta bici es un ejemplo claro de cómo se debe ser en la vida.

Anuncios