El próximo Récord de la Hora

Wiggins

Es un evento simple, en el transcurso de una hora, una persona busca dentro de un velódromo recorrer la mayor cantidad posible de kilómetros en una bici específica para ese fin, en la “simplicidad” está su enorme encanto. El récord de la hora debe ser visto como uno de los objetivos más importantes que muchos ciclistas han de considerar en sus vidas profesionales; equivalente a una medalla de oro en Juegos Olímpicos, a un Campeonato Mundial o a un Tour de France, en estos últimos meses esta proeza del ciclismo se ha revalorado casi a niveles alcanzados en la época de Obree y Boardman. Su encanto pasa por el hecho de que una nueva marca sólo significa que habrá alguien más que quiera romperla.

El pasado domingo, en Londres, Bradley Wiggins conseguía imponer el vigente récord de la hora a bordo de su Pinarello Bolide HR. Tras 60 minutos la marca quedaría registrada finalmente en 54.526 km, es decir un 3.001% por encima del logrado por Alex Dowsett semanas atrás, 3.876% arriba de lo que Rohan Dennis hizo hace algunos meses, 5.156% más que Mathias Brandle y un 6.683% por encima de lo que Jens Voigt marcó como precursor en esta nueva era del récord de la hora. Pero sin duda, por muy (o poco) impresionante que el récord de Wiggo pueda parecer, va a caer. Como en su momento cayeron los récords de Merckx, de Coppi, de Indurain, de Obree y el de Boardman. Pero ¿quién puede arrebatarle el actual récord al británico?

El mismo Dowsett del Team Movistar sería el principal candidato a volver a intentar romper el récord. En sus declaraciones tras lograrlo hace unas semanas decía: “pude haber ido un poco más”, y remató señalando que lo hará, el próximo año o dentro de ocho. Si a esto le agregamos la polémica que inició su entrenador acerca de la legalidad del récord de Wiggins, la mesa está servida. El entrenador de Alex Dowsett señaló a la BBC, apenas conseguido, que el récord no debería ser validado puesto que la Bolide HR que se usó no está disponible para comercializarse por parte de Pinarello, además de que componentes como el manubrio impreso en 3D específicamente para los brazos y manos de Wiggins también habrían facilitado su logro.

Polémica aparte, ¿quién más ha mostrado interés en obtener el récord? El primero de ellos fue Fabian Cancellara allá por 2013, pero desde entonces las reglas cambiaron para el material a utilizar y aparentemente también el interés de Spartacus. Sin embargo, habiendo perdido sus principales bastiones de los últimos años (Prólogos del Tour de France, Campeonato Mundial de contrarreloj, Tour de Flanders y Paris – Roubaix) el hecho de que Cancellara se llegase a interesar en el récord no parece tan lejano, más aún si pensamos que a sus 34 años el retiro no debe estar muy lejos. En lo personal creo que con la debida preparación, el suizo batiría sin problemas el récord de Wiggo.

El norteamericano Taylor Phinney también mostró interés el año pasado en el récord, y dado su pasado en pista dónde obtuvo dos Campeonatos Mundiales de Persecución Individual, suena algo lógico, más aún si lo aderezamos de la corta edad del integrante del BMC Racing. Desafortunadamente el año pasado sufrió un fuerte accidente que le quebró la pierna y aún parece estar padeciendo secuelas, lo que modificaría su calendario al respecto. Adriano Malori del Team Movistar y Stefan Kung del BMC Racing también han declarado que lo tendrían entre sus planes para 2016 y 2017.

Pero ¿a quién nos gustaría ver intentándolo? En lo personal a Tony Martin del Etixx – QuickStep. El alemán es un verdadero tren de alta velocidad y desde mi muy particular punto de vista creo que destrozaría el récord de Wiggins, llevándolo fácilmente por encima de la barrera de los 55 km y acercándose peligrosamente a los 56. Pero él no muestra interés al respecto, quizá principalmente porque no tiene experiencia en pista, y ese puede ser un hándicap a tomar en consideración.

Si Wiggins obtuvo el Campeonato del Mundo de contrarreloj en 2014 y Martin lo secundó, el tercer lugar también sería un candidato para intentar el récord de la hora. En este caso el holandés Tom Dumolin del Giant – Alpecin a sus 24 años pareciera tener todo para lograr imponerse, aunque tampoco tiene un pasado en la pista. Dumolin de cualquier forma ya dijo que este año le interesa el Prólogo del Tour de France y mejorar en el pódium del Campeonato Mundial. En 2016 dice se enfocará en los Olímpicos, así que 2017 sería una fecha probable. Otro que por piernas fácilmente doblegaría a Wiggins.

Finalmente, al día de hoy no hay calendarizado ningún otro intento, y si alguno de estos nombres aparecerá pronto en las oficinas suizas de la UCI es toda una incógnita. De cualquier manera, la cifra marcada por Wiggins parece que perdurará por “un buen tiempo” tal y como ya lo había citado el mismísimo Eddy Merckx en fechas pasadas. A mi parece que a pesar de romper la cifra de Dowsett, Wiggo quedó muy por debajo de los 55.25 km que se había pactado como objetivo días antes, por ende, esto debe ser un motivador para que más ciclistas se interesen por uno de los más románticos eventos del ciclismo mundial. Ojalá pudiéramos revivir las épicas batallas de Obree y Boardman en la década de los noventas.

Y hablando de Chris Boardman, tomando en consideración las diferencias, ¿qué tan lejos se quedó Wiggins del famoso récord de 56.375 km? A 3.72% de distancia. Nada mal, por eso les menciono que Wiggo debería también algunos días después de los Olímpicos de 2016 intentar de nuevo romper el récord. Mientras tanto disfruten la repetición del evento:

Anuncios