Falsificaciones en bicicletas: trampas mortales – Parte 3

Falsificaciones

En la foto de arriba cortesía de VeloNews aparecen un par de modelos Specialized S-Works Tarmac SL4, uno de los dos es una falsificación, intente adivinar cuál de los dos, al final de la entrada les diré.

Mi “race-machine” como cariñosamente la llamo, es una bicicleta de ruta fabricada por Alubike, es modelo 2012 y tiene componentes más bien de gama media, nada del otro mundo, pero cuando me la compré hace ya casi tres años hubo tres factores que me hicieron decantarme por este modelo: los colores en acabado mate, la geometría clásica que tiene (con el tubo superior casi horizontal), y claro: su precio contenido. Desde entonces le doy el uso que todo aficionado al ciclismo con un trabajo real le puede dar: tantos kilómetros como el tiempo me permita, y tan duro como mi estado físico me lo pueda permitir. Eso sí, la cuido mucho, he tenido un par de caídas fuertes que han dañado un manubrio y un asiento, pero el cuadro permanece impoluto, difícilmente alguien le puede encontrar un raspón, la guardo dentro de casa y además de mí sólo la han rodado dos personas más bajo mi estricta supervisión. Pero definitivamente es algo despreciable si la comparamos con las verdaderas máquinas de carreras que hay allá afuera en la zona dónde vivo, desde varias S-Works hasta alguna BMC que he tenido la oportunidad de ver.

Hace un par de semanas rodaba mi bicicleta de regreso a casa después de haber ido a comprar algo, a veces una máquina de carreras también se debe de utilizar para ir a la panadería; en el camino me encuentro a una persona, de unos 35 – 40 años, algo bajo de estatura y ataviado en el clásico modelo de ciclista, incluyendo el casco y las gafas. Se acerca a mí y en el semáforo me saluda, le respondo el saludo y no presto mucha atención en su equipamiento, no me interesa mucho andar viendo caballeros en licra. Inmediatamente me cuestiona “¿te queda grande el cuadro ¿no?”, la misma pregunta que todo mundo me hace, mido 1.79 metros además de que el tubo casi horizontal hace ver la bici más grande de lo que es. En ese momento volteo a ver su bici: una Pinarello Dogma F8 en color negro brillante con amarillo fluorescente, observo con algo de detenimiento las tazas de dirección y algunos puntos clave, no me queda la menor duda, una falsificación más de las que ahora abundan en las carreteras de mi pueblo.

Mientras seguimos rodando en paralelo le cuestiono: “¿qué tal la sensación de rodar una de esas? ¿es estable en curva? ¿vibra en las bajadas?”, el orgulloso dueño sólo me alcanza a decir “pues es la que usa todo el Team Sky incluyendo al ganador del Tour 2013 Chris Froome, es como un Fórmula 1”. Debe de ser, claro si nos referimos a la versión original, no a ese pedazo de mierda que le costó lo mismo que mi bicicleta completa. Finalmente vino la pregunta que desató la ira de mi, hasta ese momento, amable compañero de rodada: “y ¿hay mucha gente que cree que es original tu bici?”, ya se podrán imaginar la cara de esta persona, sólo alcanzó a decirme “¿tú qué puedes saber de bicis originales si ruedas una Alubike?”, bueno pues lo suficiente para darme cuenta en tan sólo unos segundos que su Fórmula 1 de origen chino es una falsificación de un verdadero bólido fabricado en Italia.

La verdad me arrepiento de haberle dicho esto al amigo ciclista, hasta se le ha de ver atorado el desayuno; no lo hice con afán de molestarlo, sólo quería saber qué era tener una de estas. Como anteriormente lo había mencionado, si pudiera igual y me compraba uno de esos cuadros, quizá la Venge ViAS cuando la falsifiquen. Pero no, he cambiado de opinión el día de hoy revisando la Biblia del ciclismo de ruta competitivo en E.U.A, por decir lo menos. Hoy VeloNews publica un amplio reportaje redactado por Logan VonVokel que trata a detalle las falsificaciones en bicicletas de carbón. Los invito a que se den una vuelta en esta página y lean a detalle el artículo, está en inglés pero bien vale la pena. De cualquier manera aquí les hago un breve resumen.

Todo parte de la experiencia de un triatleta que decidió comprar un cuadro S-Works Tarmac SL4 falsificado, comenta que usó todas sus fuerzas y habilidad para evitar tener un accidente descendiendo en su flamante nuevo modelo debido a la enorme cantidad de vibraciones mecánicas producidas más que por el pavimento, por la velocidad; señala que tuvo que ir anclado a los frenos para evitar terminar tirado al lado de la carretera. La gente de VeloNews llevó un cuadro original y la réplica del infame descenso a un laboratorio de materiales para probarlo con instrumental avanzado, para finalmente ser cortado en varias partes para observar que hay en su interior.

Nuevamente los invito a que lean la página que titulan “No todos los cuadros son creados de la misma manera. Una mirada profunda a las falsificaciones de bicicletas de carbón” porque ahí muestran a detalle cifras que incluyen porcentajes de rigidez y previsiones de resistencia además de durabilidad. Al final de esta, verdaderamente profunda mirada a los cuadros de carbón, VonBokel no duda en llamar a estas falsificaciones como trampas mortales y lo hace justificadamente. A todo esto podemos señalar que no son las mismas bicicletas que las originales, no provienen de los mismos moldes y obviamente no utilizan el mismo carbón ni siquiera en las mismas cantidades, las geometrías son verdaderamente distintas aunque mantengan pesos similares. Son mal carbón utilizado en pocas cantidades.

No son fabricadas en los mismo lugares que las originales, en realidad son producto de ingeniería inversa, toman el modelo original y tratan de aproximarlo, porque no logran emular tampoco el esquema de pintura. Finalmente, el ahora triste dueño de la S-Works falsa, no duda en afirmar que no logra visualizar una simple situación dónde el usuario de una de estas bicicletas se vea favorecido por adquirirla, señala que en el mejor de los casos, su uso resultaría en un accidente terrible, algo verdaderamente alarmante.

Ya por último, y con esto doy fin a esta saga de tres entradas que hablan al respecto, hay otro problema que muchos no alcanzan a ver cuando compran estos cuadros: el servicio post-venta. Imaginemos que en efecto, usted comprador de uno de estos cuadros sólo lo adquiere para andarle presumiendo a sus amiguitos algo que verdaderamente no es, por ejemplo postear en Facebook su flamante bici chino-italiana, no hay mucho riesgo al respecto verdad … pero ¿qué hay acerca de defectos de fabricación? … la persona del reportaje de VeloNews afirma haber intentado devolver el cuadro tras la amarga experiencia descendiendo a toda velocidad, porque el sitio web dónde lo compró le afirmaron que lo podría regresar sino estaba satisfecho y que tenía dos años de garantía (¿dónde habré visto esto? ahh ya, con un vendedor en Facebook). Le fue imposible, el vendedor alegó que no podía hacer la transacción debido a que el banco del comprador lo impedía, una imprecisión más en esta infinita red de mentiras.

¡Se me olvidaba! ¿cuál es la bicicleta falsa? ¿la de la izquierda o la de la derecha? acertó querido lector, la de la derecha es la falsa, se le nota en el logo S-Works demasiado abajo en el tubo diagonal, la pintura menos brillante y las líneas punteadas en color blanco que se encuentran en la tijera, en el tubo diagonal y en las vainas traseras … pero ¿lo podríamos haber notado sin tener a la original a la izquierda?

La serie completa: Falsificaciones en bicicletas de fibra de carbón

Aclaración puntual: estimado lector propietario de una bicicleta de estas, no pierdas el tiempo mentándome la madre en los comentarios sólo por decir la verdad, finalmente este es mi sitio web y soy libre de expresar lo que me de la gana. Si no te gusta lo que lees hazte un favor y lárgate de aquí, ve a darte una vuelta en tu bici, que para eso la compraste. De cualquier forma, comentarios ofensivos serán enviados directamente a la mierda, dónde pertenecen.

Otra aclaración (no tan puntual): si ya no aguanta a su esposa (y a su suegra) y quiere pasar a mejor vida en un accidente a alta velocidad en su bicicleta que colapsa por carbón de mala calidad para quedar como héroe del asfalto, cómprese este cuadro, $5400 pesos mexicanos (equivalente a $340 USD) por una Cervélo S5, nada más dos cosas 1. no digan que yo les dije y 2. antes de la estocada final, presúmala tanto como puedan en sus redes sociales y con sus amiguitos.

Anuncios