No es un adiós, es un hasta luego

MTB

Cuando regresé a esto del ciclismo hace casi 8 años nunca imaginé todo lo que traería consigo. Grandes aventuras, inolvidables recuerdos, buenos amigos, muchos kilómetros recorridos en lugares a los que jamás hubiera llegado, miles de horas disfrutando al aire libre, jornadas interminables (de día, de noche, de madrugada) de emociones que nunca se borrarán de la mente, los mejores amaneceres / atardeceres que mis ojos pudieron captar … pero nada es perfecto, también hubo malos momentos: un par de accidentes fuertes, varias lesiones, una afición que pronto se convirtió en obsesión. En fin, esto del ciclismo fue desde 2008 una parte importante de mi vida.

Desde hace unos meses he estado analizando la posibilidad de alejarme de una parte del ciclismo. No voy a dejar de andar en bicicleta, si Dios me lo permite estaré encima de una hasta el último día de mi existencia. Pero ya no haré jornadas épicas sobre la bicicleta. Desde 2010 y de manera periódica, tomo mi bicicleta y me voy lo más lejos que pueda; a veces en los senderos de la montaña, en otras ocasiones en las carreteras montañosas de la región. Tan lejos como mis piernas me lo permitan y generalmente sólo. Bueno, mi bicicleta y yo. Sin ningún tipo de soporte … sólo porque sí.

Obviamente hay un enorme riesgo de por medio. La montaña de por sí es un lugar peligroso, pero las carreteras lo son aún más. Y en ese sentido creo que es momento de detener esta actividad que tanto me apasiona y que llena de felicidad a mi vida. Lo hago sin presiones, nadie me obliga. Dejo esto por voluntad propia. No tengo miedo, sigo siendo el mismo de antes. Bueno de hecho en el verano pasado estuve en mi mejor forma física, desde 2012 por lo menos. Así que me voy simplemente porque así lo deseo. Creo que es el momento correcto.

No es un adiós definitivo. Algún día alguien, con muchos años menos que yo, va a querer emprender este tipo de aventuras y tendré que acompañarlo. Pero mientras ese momento llega voy a pausar esto del ciclismo de aventura. Aunque no sin antes despedirme como las leyes de las buenas costumbres lo dictan. El 18, 19 y 20 de diciembre será la despedida formal. Un mínimo de 250 km a lo largo de las rutas más representativas de la región donde vivo. Va a ser un digno cierre a esta pasión.

El primer día (viernes 18) va a ser en la bicicleta de montaña, básicamente una ruta maratón que he hecho varias veces y que no representa mayores problemas, para ir calentado las piernas. Inicia en Tehuacán, le da la vuelta al Valle por el norte en sentido antihorario por algunas montañas, regresa por un paso montañoso conocido como las “Tres Cruces” y de vuelta a casa. El segundo día (sábado 19) es el difícil, sobre la bici de ruta: empezará en Acultzingo, subirá por las infames “Cumbres”, de regreso a Tehuacán con camino a la “Reserva de la Biósfera”, de subida por Zapotitán y terminando apenas adelante de Chazumba; ascenso en su estado más puro.

Del tercer día aún no sé exactamente qué haré, supongo que lo que me permitan las piernas y mi cabeza. Hoy hice el RECCE de los dos primeros días y obtuve los datos que se muestran a continuación … va a ser difícil pero nada que valga realmente la pena es fácil en esta vida. Estoy justo a dos semanas y sólo el frío me está haciendo las cosas un poco difíciles en esta exhaustiva preparación, ya les contaré como va todo, y claro: habrá live-tracking en www.quirogaf1.tk, como lo demandan los tiempos modernos.

Día 1 (viernes 18 de diciembre a las 6:00 am)

Day1-MTB

Día 2 (sábado 19 de diciembre a las 5:50 am)

Day2-Road

Anuncios