Todo lo bueno que pudo ser, pero que ¿no será?

fernando-alonso

“Todo lo bueno que pudo ser, pero que no será” … ¿ha escuchado esa frase estimado lector? bueno yo sí, de hecho la he vivido en carne propia. Esta afirmación expresa aquella situación donde se tiene todo a favor, pero por una u otra circunstancia las cosas simplemente no se dan. Bueno, experiencias personales aparte, creo que esto es lo que está pasando con Fernando Alonso, piloto de Fórmula 1. Alonso Díaz (Asturias, 1981) llegó a la F1 allá por 2001 con la modesta European Minardi pero tan sólo porque en aquella temporada los asientos de la Mild Seven Benetton (después Renault F1, luego Lotus GP y ahora Renault Sport) ya estaban ocupados. Alonso ya tenía un acuerdo verbal para ser tester de Ferrari pero lo rompió porque Flavio Briatore se lo llevaría firmado para la escudería francesa. En aquel lejano 2001 no pudo destacar más allá de lo que aquél PS01 (por aquello del dueño Paul Stoddart) le permitió.

Para 2002 se fue de probador para la revitalizada Renault F1 y no pasó mucho tiempo para que se volviera piloto oficial del equipo en detrimento de Jenson Button que se iría a BAR. Fue en ese 2003, su primer año con un verdadero auto, cuando vería su primera victoria en el GP de Hungría con tan sólo 22 años. Con este hecho dejaba claro el español que se trataba de un piloto que trascendería en un campeonato, en esas épocas, dominado de inicio a fin por Ferrari y Schumacher. Fernando Alonso le daba la primer victoria a Renault como constructor desde 1983 cuando un tal Alain Prost se coronaba en el GP de Austria. En 2004 no hubo victorias pero sí se confirmó que se trataba de un gran piloto que en otras circunstancias (que no hubiera convivido en tiempo y espacio con la dominadora Ferrari, por ejemplo) hubiera ganado más veces.

En 2005 y 2006 vendría lo histórico, un bicampeonato construido desde el inicio de cada temporada; inobjetables, contundentes y hasta en cierto modo aplastantes. Una vez sabiendo que el español era bicampeón del mundo y con tan sólo 24 años, todos estábamos convencidos de que era cuestión de tiempo para que llegara el tricampeonato, el tetracampeonato y hasta el heptacampeonato para igualar al káiser Michael Schumacher. Pero esto no fue así. En 2007 cometería, lo que desde mi muy particular punto de vista fue, su primer gran error: fichar con McLaren. Y no es que McLaren estuviera imposibilitado de darle herramientas para obtener el tricampeonato; el problema pasaba por la política interna que guardaban en la escudería de Woking: un claro favoritismo para Lewis Hamilton. Ese año perdería un campeonato que lo tenía asegurado en otras circunstancias … que McLaren no se lo hubiese impedido.

Para 2008 huyó de McLaren, corregir es de sabios … pero regresó a Renault, otro error según yo. Tras su salida el equipo francés con base en Enstone, Inglaterra se desmoronó poco a poco y un año después, para su vuelta, el equipo no era ni la sombra de aquél que lo llevaría al bicampeonato. Aquí hay historias encontradas, versiones de varias partes; algunas cuentan que Alonso en aquella época pudo haber firmado para Red Bull Racing que a la postre le daría cuatro campeonatos a su piloto Sebastian Vettel … ¡4 títulos mundiales para un piloto que lejos se encuentra del talento de Alonso! … siendo muy optimistas, de haber firmado con los austriacos, el español ya tendría la friolera de 6 campeonatos del mundo.

Pero esto no fue así. Alonso permaneció en Renault el 2008 y 2009. Luego vino lo que muchos catalogan como otro grave error: fichar por Ferrari. Aquí el corazón me deja en situación comprometida, fui tifosi desde que tengo razón y hasta 2007. Yo no creo que haya sido un error haber firmado con Ferrari, todos queremos firmar con Ferrari, aun en aquella oscura época previa a Schumacher – Irvine. Sin embargo los resultados sí lo marcan como un error. En el lustro que Alonso pasó en Ferrari, sólo en 2010 tuvo verdaderas opciones de título. Y claro, ¿cómo olvidar aquel triste desenlace del GP de Abu Dhabi de 2010? Alonso perdería un campeonato que tenía asegurado por una mala estrategia desde su pit wall. No hay culpa para el español, las circunstancias de carrera lo relegaron terminado el Gran Premio a su primero de tres subcampeonatos con los de Maranello. Del 2011 al 2014 más de lo mismo.

Harto del “cerca pero aún lejos” Alonso decide en 2015 regresar a McLaren … ¡Dios! ¿en qué mierda estaba pensando? … es cierto, McLaren había cambiado, para empezar Hamilton ya no estaba; Ron Dennis (mandamás de McLaren) también había cambiado, pues ya no estaba su protegido Hamilton que los abandonó un par de años atrás. Finalmente, el espejismo que atrajo a Alonso de regreso con los de Woking tenía nombre japonés: Honda. El gigante automotriz se comprometía de nuevo con la F1, tras su decepcionante paso en la década pasada con equipo propio (Honda Racing F1) y subsidiario (Super Aguri) incluidos. McLaren – Honda se pasaba a llamar la escudería, y si naciste a principios de los ochentas o antes sabrás que ese binomio se asocia a una de las historias más exitosas del deporte motor, claro, de la mano de otro binomio excelso: Senna – Prost. El mismo Alonso ha confirmado que mantuvo conversaciones con Mercedes, actuales bicampeones, pero que se decantó por McLaren por el peso de Honda.

El 2015 fue por resultados el peor año en la historia de McLaren ¡mucho peor que aquél año cuándo estuvo Checo Pérez con ellos! y eso es ya decir mucho. Novena posición final del campeonato de constructores, sólo por delante de Manor, sí, de Manor, eso que eran antes Marussia. Así de malo fue el año de McLaren – Honda. Y Alonso sumergido en ello: posición 17 del campeonato de pilotos con 11 puntos, sólo con Minardi hizo menos (cero, por cierto) y con un inicio de la temporada devastador. El GP de Australia no lo pudo correr por prescripción médica tras un misterioso accidente en el Circuit de Catalunya durante los ensayos invernales de la F1.

Fue tal el descontento y la frustración del español que surgieron rumores de que se pensaba tomar un año sabático en 2016, de que pensaba irse al WEC (campeonato de resistencia), que se arrepentía de haber dejado Ferrari. Mismos que jamás fueron confirmados por Alonso que siempre se ha dicho “a gusto” en McLaren – Honda, al mismo tiempo “esperanzado” con un prometedor futuro que a priori iba a comenzar en este GP de Australia. Cosa que no ocurrió. El primer Gran Premio de la temporada 2016 terminó en espectacular accidente para el español:

No pudo haber comenzado peor su temporada. Pero los problemas no acaban aquí para Alonso. Hoy se ha anunciado que nuevamente, por prescripción médica, Alonso no podrá participar en el GP de Bahrein y es duda para el GP de China. Costilla fisurada para empezar, cosa que es mínimo debido a la gravedad del accidente que sufrió con Esteban Gutiérrez. ¿Y puede ir peor esto? no lo sé, no lo sabemos, yo espero que no. De cualquier forma su ausencia nos da la oportunidad de ver lo que según yo es el reemplazo generacional de campeones de F1: Stoffel Vandoorne.

¿Es el final de Fernando Alonso? Claro que no, estoy convencido de que cuando se vaya de F1 migrará a la WEC. Y ahí, o en otra categoría brillará como debió haber brillado en F1. ¿Es el final de su carrera en F1? No necesariamente, tiene contrato en McLaren, pero si las cosas no van bien este año entonces sí que será el momento de irse, estoy casi seguro. Una verdadera lástima porque nos encontramos inequívocamente ante el mejor piloto de la última época, y seguramente un piloto del talento de Senna, Prost, Stewart, Brahman, Villeneuve Sr, Clark … por citar a algunos. Un bicampeón que vale mucho más que un par de tricampeones y tetracampeones que actualmente siguen en la parrilla de F1. Dichosos todos los que coincidimos con el mejor piloto de habla hispana de la historia de F1.

Alonso

Anuncios